Mayo 12, 2011

La lucha en Italia ahora se concentra en el segundo lugar

El encuentro entre ambos clubes, que cerrará la jornada trigésimo séptima del Calcio, estará marcado por la ausencia del hombre-gol del Nápoles, el delantero uruguayo Edinson Cavani.

El joven futbolista fue sancionado esta semana con tres partidos por comportamiento incorrecto hacia un adversario y por abordar al árbitro durante el encuentro del pasado domingo contra el Lecce, que concluyó con la derrota del conjunto napolitano por 2-1, por lo que se perderá los dos partidos que restan de Liga.

Asimismo, Nápoles no contará con el delantero italiano Giussepe Mascara, por lo que el técnico Walter Mazzarri se verá obligado a modificar su esquema de juego habitual (con al menos dos puntas) y colocar como referencia atacante a un único hombre, el argentino Ezequiel Lavezzi.

A pesar de las bajas, el club partenopeo está obligado a ganar al Inter para seguir luchando por el segundo puesto de la Liga y, lo que es más importante, no complicarse su presencia en la Liga de Campeones del próximo año.

El equipo de Mazzarri intentará aprovecharse del cansancio acumulado por los jugadores del Inter, que este miércoles disputaron y ganaron la semifinal de la Copa Italia contra la Roma.

No obstante, desde Milán se cree que el partido de este miércoles, lejos de cansar a los jugadores, les dio fuerza para seguir peleando hasta el final de la temporada, aunque el "scudetto" ya esté en manos del Milan desde la pasada jornada, cuando el equipo "rossonero" empató 0-0 con el Roma.

Además, el exbarcelonista Samuel Eto'o tratará por todos los medios de conseguir un gol en el San Paolo para seguir haciendo historia en el Inter, ya que igualó los 34 goles que marcó el brasileño Ronaldo durante la temporada 1997-98 y todavía está a tiempo de superarle.

Otro de los partidos más interesantes de la jornada es el que enfrenta el sábado al Lazio, sexto, y el Génova, décimo, ya que el equipo romano necesita los tres puntos para volver a colocarse entre los cuatro primeros de la tabla y tener acceso a la máxima competición europea.

En la misma situación y con los mismos puntos que el Lazio (60) se encuentra su máximo rival, el Roma, que va quinto en la tabla y el domingo visita Catania con la esperanza de olvidar lo antes posible la eliminación de ayer de la Copa Italia.

Tras una temporada llena de irregularidades, en la que un consorcio empresarial estadounidense ha comprado el club, el equipo que entrena Vincenzo Montella se ha marcado como objetivo volver a la Champions League, pero para conseguirlo debe vencer los dos partidos que restan para el final del campeonato liguero.

El Juventus, séptimo en la tabla, y el Udinese, cuarto, también luchan por estar presentes en la Liga de Campeones de la próxima temporada.

En la trigésimo séptima jornada se enfrentan contra dos rivales, a priori, más débiles que ellos: el Parma (decimocuarto) y el Chievo (duodécimo), respectivamente.

Mucho más tranquilo está el Milan de Silvio Berlusconi, que a pesar de haber sido eliminado de la Copa Italia por el Palermo, la semana pasada se alzó con su décimo octavo "scudetto" italiano y ve el partido que le enfrenta al Cagliari, undécimo, como un mero trámite para ambos equipos.

Trigésima séptima jornada:

Sábado:

Lazio - Genova
Milan - Cagliari

Domingo:

Fiorentina - Bologna
Bari - Lecce
Catania - AS Roma
Cesena - Brescia
Chievo - Udinese
Parma - Juventus
Sampdoria - Palermo
Nápoli - Inter

Temas relacionados: