Febrero 23, 2010

Adrian Mutu rendirá cuentas el próximo 3 de marzo ante la Fiscalía antidopaje del CONI

Mutu fue suspendido el pasado 29 de enero, por su positivo por sibutramina -un estimulante que anula los efectos del hambre- en el control del 10 de enero después del partido de Liga que enfrentó a su equipo contra el Bari y en el que el delantero rumano marcó un gol en el encuentro que concluyó con la victoria 'viola' 2-1.

El mismo día en el que el CONI anunció su suspensión, se conoció su segundo positivo, esta vez a raíz de un control practicado el 20 de enero, tras el encuentro de Copa Italia del Fiorentina contra el Lazio.

Tras conocerse la noticia del primer positivo, el diario rumano Prosport informó de que la madre de Mutu envió hace unas semanas a su hijo una serie de medicamentos para acelerar la recuperación del futbolista después de ser operado de la rodilla.

Supuestamente alguno de los compuestos de dichos medicamentos contenía la sustancia prohibida detectada en la sangre de Mutu, que es, además, un componente habitual de medicamentos adelgazantes.

Mutu ya dio positivo por cocaína en 2004 cuando militaba en el Chelsea inglés.