Junio 4, 2010

Cesc Fábregas no piensa en Barcelona, sólo en el Mundial

Cesc quiso dar un paso atrás ante la avalancha de acontecimientos que se desataron desde que hizo público su deseo de jugar en el Barcelona si abandonaba el Arsenal.

¿Por qué España no encuentra de momento su juego?

La verdad es que ayer (jueves) era muy difícil hacerlo porque el campo estaba muy seco y los coreanos corrieron mucho para impedir que desplegásemos nuestro fútbol. Al final acabaron muy cansados y nos cedieron más espacios para que creásemos ocasiones de gol, pero en la primera parte nos hicieron sudar. El partido habría cambiado antes si hubiese entrado el disparo que intenté colocar y se estrelló en el palo. Lo importante es que seguimos ganando y cogiendo confianza.

¿Hay en este momento en el grupo otros objetivos por encima de la brillantez del juego?

Pensamos que es normal que sean partidos espesos. Nos encontramos a selecciones que están muy motivadas por enfrentarse a nosotros. También nos estamos acostumbrando al balón y al campo, porque ya sabemos por la experiencia del año pasado que nos vamos a encontrar terrenos de juego con el césped bastante seco. Y además hay que sumarlo a la carga de entrenamiento que estamos teniendo. Entrenando mañana y tarde y con sesiones tan fuertes es normal que las piernas estén un poco pesadas.

¿Le viene bien a España enfrentarse antes del Mundial a selecciones de un perfil bajo o debería hacerlo ante las grandes?

Hace poco nos hemos enfrentado a grandes como Francia o Argentina y las hemos vencido. En este momento nos viene bien jugar ante equipos que la tocan bien pero que saben defender encerrados en su campo. En el Mundial nos vamos a encontrar selecciones así, que luchan cada balón hasta el último minuto, y que nos harán trabajar mucho por cada victoria. Sobre todo con Suiza y Honduras. A Chile ya nos enfrentamos y sabemos que además tiene calidad.

¿Cómo se está viviendo el debate de la portería dentro de la selección?

Con mucha naturalidad. Tienen los tres tanta calidad que es normal que se hable, pero nosotros sabemos que siendo sinceros juegue quien juegue, Iker (Casillas), Pepe (Reina) o Víctor (Valdés), estamos en manos de tres ‘porterazos' que serían titulares en cualquier selección del mundo. Y eso es lo más importante.

Según se va silenciando el debate de la portería van a aparecer otros. El de la delantera cuando Fernando Torres esté al cien por cien y el de su papel con Vicente Del Bosque. Intuyo que no va a aceptar bajar escalones en su rol después de haber sido el jugador número doce con Luis Aragonés.

Yo, por mi forma de entender el fútbol, siempre quiero mucho más. Hay que entender siempre las decisiones del seleccionador. Nunca voy a quejarme. Lo que quiero es trabajar para demostrar que si quiere confiar en mí estoy listo. Todo lo que me llegue me lo quiero ganar en el campo, como siempre he hecho en la selección.

¿Es capaz de mantenerse al margen de las negociaciones, de la oferta del Barcelona y la respuesta negativa del Arsenal?

En este momento tengo muy clara una cosa. Jugar el Mundial es un sueño que he tenido siempre, es algo tan grande y tan importante que no tengo que estar pensando en otras cosas. Me mantengo al margen y así todo me está yendo muy bien en ese sentido. Estoy muy tranquilo. No tengo ni tiempo para pensar en nada de lo que está pasando. Entre los dos entrenamientos que tenemos a diario, las sesiones que son muy entretenidas, el tiempo para siesta y dormir, el del desayuno, comida y cena siempre junto a mis compañeros, no hay tiempo material para no pensar en nada que no sea el Mundial.