Junio 21, 2010

Uruguay 1-0 México: ambos a octavos

Las suspicacias suscitadas antes del partido que indicaban que ambos equipos no se harían daño y con un empate dejarían fuera a sus adversarios, al final resultaron nulas y Uruguay salió con la mente puesta en los tres puntos. Luis Suárez así se lo permitió al minuto 42 con un remate de cabeza a un centro que le puso Edison Cavani para darle a su país el liderato del grupo con siete puntos, gracias a un empate y dos triunfos.

Un encuentro disputado, muy cerrado en el que Uruguay apagó pronto a México y demostró su fortaleza defensiva que le ha permitido ser primero del grupo sin encajar un gol.

Al minuto seis llegó el primer susto para México cuando Suárez recogió un balón en un error mexicano para dar la vuelta, meterse al área y cruzar un disparo que pasó paralelo a la línea de meta ante el susto de los jugadores.

Uruguay contó con una defensa impecable que apagó todos los intentos de su rival hasta hacerlo retroceder además de su trío de delanteros resultó una pesadilla para la escuadra rival que dirige Javier Aguirre.

Edison Canavi y Diego Forlán fueron un riesgo constante para México con una persistencia en la primera parte que cobró frutos al minuto 42 cuando Suárez  firmó el gol de la ventaja con un remate de cabeza picado a la derecha del portero.

A México le costó meterse en el partido y mejoró cuando Aguirre movió a Francisco Rodríguez en la defensa central con Ricardo Osorio en el carril derecho para darle respiro defensivo ante un rival que no les daba tranquilidad al recibir los pases.

México llegaba bien hasta la zona próxima al área de Uruguay, pero después caía en los errores de siempre, le faltaba el último toque que dejara a sus jugadores con ventaja para intentar apuntarse en el marcador.

Cuauhtémoc Blanco comenzó y cumplió pero le faltó la chispa que tiene en los cierres de partido, Rafael Márquez estuvo centrado y preciso en los servicios y la sorpresa fue obra de Andrés Guardado y de Giovani dos Santos.

Guardado puso un disparo en el larguero (m.22) y Giovani entró en varias ocasiones pero en todas se topó con un rival que le impidió tirar con libertad a puerta en una escena que se repitió durante los primeros 45 minutos.

El gol de Suárez marcó los movimientos tácticos para la vuelta y mientras Uruguay consolidó sus líneas de media cancha hacia atrás y pretendía enfriar el juego, México buscaba la chispa que encendiera su ataque.

Así, mandó al campo a refuerzos que saben controlar el balón, a Pablo Barrera, a Israel Castro, para intentar tenerlo y así crear ocasiones de gol para lo cual llegó Javier Hernández a sumarse a Guillermo Franco.

La suerte estaba echada por México y con las cartas abiertas fue a por el empate, pero enfrente la fortaleza uruguaya cerraba las puertas y los accesos además de tener la tranquilidad de Forlán y de Suárez, ambos pendientes de la recuperación para salir frontales hacia la portería.

Diego Lugano remató de cabeza a puerta al minuto 54 y el portero Óscar Pérez logró rechazar en una jugada que les recordó a los mexicanos el peligroso rival al que se enfrentaban.

Los últimos diez minutos fueron difíciles para los mexicanos por la falta de definición, como quedó claro cuando en el minuto 83 Guillermo Franco no la pudo controlar en el área y quedó lamentándose, mientras el portero rival la controlaba.

Ficha técnica:

0. México: Óscar Pérez, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido, Rafael Márquez, Ricardo Osorio, Héctor Moreno (m.55, Israel Castro), Gerardo Torrado, Andrés Guardado (m.46, Pablo Barrera), Giovani dos Santos, Cuauhtémoc Blanco (m.62, Javier Hernández) y Guillermo Franco. Director técnico: Javier Aguirre.

1. Uruguay: Fernando Muslera, Diego Lugano, Jorge Fucile, Mauricio Victorino, Maximiliano Pereira, Alvaro Pereira (m.76, Andrés Scotti), Diego Pérez, Egidiol Arevalo, Edinson Cavani, Luis Suárez (m.85, Álvaro Fernández) y Diego Forlán. Director técnico: Óscar Washington Tabarez.

Arbitro: El húngaro Viktor Kassai amonestó a Fucile (m.67), a Hernández (m.77) y a Castro (m.85).

Incidencias: Partido 33 del Mundial y correspondiente a la tercera fecha del grupo A que se jugó en el Real Bafokeng de Rustenburgo ante 33.425 aficionados, la gran mayoría mexicanos.