Marzo 25, 2009

Kaká, la primera gran baja de Brasil para el partido ante Ecuador

El jugador del AC Milan dijo que aprendió su lección luego del partido contra Francia por los cuartos de final del Mundial 2006, cuando jugó sin estar en plena forma y Brasil perdió 1-0.

"En el 2006, jugué ante Francia con dolor en mi rodilla y me arrepentí. Si siento algún dolor que me limite en el campo, no jugaré", afirmó Kaká a periodistas.

"Todos los jugadores sienten un poco de dolor, pero no puede ser un dolor que te limite", agregó.

El pronóstico para Kaká fue que tenía un 50 por ciento de posibilidades de jugar el domingo en Quito.

"Hoy estoy mucho mejor, creo que es un gran avance gracias al trabajo de fisioterapia que hice", señaló el mediocampista, agregando que esperaba volver a entrenar con la pelota el viernes.

"Esta temporada tuve algunas lesiones que se interpusieron en el camino, tanto en Brasil como en el AC Milan. Cuando uno no cuida las lesiones apropiadamente, sufre una tras otra. No estoy al 100 por ciento, no voy a forzar las cosas", añadió.

El técnico de la selección brasileña, Dunga, opinó igual que el jugador y prefiere que no juegue hasta que no esté completamente recuperado.

Por otra parte, Kaká aprovechó la oportunidad para elogiar a su compañero en Brasil y el AC Milan Alexandre Pato.

"Esta temporada en el AC Milan fue difícil, complicada, pero un factor positivo fue la consolidación de Pato. Eso fue muy positivo para nosotros, por los goles que aportó. Hoy es un titular indiscutido en el esquema, es fundamental para el equipo", remarcó Kaká.

Brasil llega al partido ante Ecuador, por la undécima jornada, ocupando el segundo puesto en la clasificación de la Eliminatoria Suramericana, seis puntos por detrás del líder Paraguay.