Marzo 29, 2009

Ecuador y Brasil igualaron 1-1 en la altura de Quito

Después de un primer tiempo excepcional para Ecuador, en el que solo encontró como escollo insuperable al guardameta Julio César, Brasil se fue en ventaja con un gol de Julio Baptista.

Su disparo rasante estalló entre el vertical izquierdo y posteriormente en la espalda del portero José Francisco Cevallos antes de quedar en el fondo de las redes, a los 72 minutos.

Cristian Noboa hizo el milagro, cuando muchos apostaban en la victoria brasileña, al recoger con potente remate un balón que quedó suelto a los 85 minutos tras otra soberbia atajada de Julio César.

El portero del Inter italiano fue la gran figura del encuentro y sus intervenciones, especialmente en el primer tiempo, impidieron que Brasil se llevara una amplia derrota, que a la vez hubiera sido la tercera seguida en sus visitas a Quito para partidos de Eliminatorias al Mundial.

Brasil tuvo que encarar este domingo serios contratiempos, como la pérdida por lesión del lateral derecho Maicon, a los 23 minutos, otra tarde para el olvido de Ronaldinho Gaucho, que no pesó ni asustó en el partido, y un discreto partido de Robinho.

Julio César, en cambio, contrarrestó con sus reflejos una docena de ataques ecuatorianos que bien pudieron terminar en gol durante el partido de la undécima jornada de las Eliminatorias Suramericanas.

Desde el comienzo Ecuador presionó en toda la cancha a Brasil, que se refugió en su propia zona y tuvo que apelar a todos los recursos para contener los permanentes desbordes en velocidad de Cristian Benítez.

Un tiro libre de Edison Méndez y dos llegadas de Joffre Guerrón también exigieron a Julio César.

La consigna del seleccionador ecuatoriano, Sixto Vizuete, era "ahogar" a Brasil con presión, buen toque de pelota, y hasta con disparos de larga distancia como uno de Antonio Valencia, que se estrelló en el vertical, a los 22 minutos, y un minuto después de que Benítez desperdició clara ocasión con cabezazo sin marca.
Quizá fueron los peores 45 minutos que los pupilos de Dunga debieron capear en las eliminatorias, pero también el más férreo dominio que no se tradujo en goles.

Recién a los 30 minutos, Brasil pudo respirar con alivio, alejó el balón de su área y se arrimó al arco contrario, con dos tiros de esquina, pero sin peligro para Cevallos.

En muy pocos encuentros Ecuador dominó tanto, controló tanto el balón y se perdió los goles como en el partido de este domingo, mientras la figura sobresaliente del primer tiempo resultó Julio César.

Desde el comienzo del segundo tiempo, Brasil trató de aquietar el ímpetu ecuatoriano, pero por momentos volvía a perder el libreto con los disparos de Caicedo, Benítez, Giovanny Espinoza y Guerrón, que fueron salvados en acciones extremas por el ex portero del Flamengo.

La sorpresa del partido la dio Julio Batista, que un minuto antes había reemplazado a un opaco Ronaldinho Gaúcho, y en la primera pelota que recibió, disparó rasante y fijó el 0-1 a los 72 minutos.

Brasil cerca estuvo de convertir el segundo gol, pues el remate violento de Luis Fabiano explotó en el cuerpo de Cevallos y el rebote que tomó a continuación sacó astillas al vertical izquierdo.

El empate, agónico, inesperado, lo dio Cristian Noboa al aprovecharse de una sobra de la defensa y del único esfuerzo de Julio César que resultó vano.

Este miércoles, en el cierre de la duodécima jornada, Ecuador recibirá al líder de las eliminatorias, Paraguay; y Brasil a Perú.