Septiembre 3, 2009

A los argentinos no les importa que llueva, truene o relampaguee con tal de conseguir una boleta (Galería)

Las entradas se venderán en los estadios de los clubes Rosario Central -que será el escenario del encuentro- y Newell's Old Boys, donde la Policía ha reforzado en las últimas una operación de seguridad pocas veces vista en los días previos a un partido de fútbol.

"No hay entradas para todos los que esperan que se abran las taquillas, como ocurrió el miércoles con la venta de los boletos más caros", dijo una fuente policial.

Para los sectores preferenciales del estadio se anunció que se venderían 12.000 boletos, pero sólo fueron puestos a la venta 5.600, razón por la cual la justicia rosarina ha iniciado una investigación.

Los medios de prensa de Rosario han coincidido en que la reventa de entradas "está a la orden del día" y que se ofrecen a precios que cuadruplican a los originales.

"Quiero agradecer a la gente que copó las taquillas en Rosario. Esto demuestra que los hinchas quieren ver a la Selección", dijo en Buenos Aires el futbolista Juan Sebastián Verón.

"De parte de los jugadores siempre habrá un máximo empeño para que esa gente que pasó y está pasando tantos días en la calle en busca de una entrada pueda llevarse una alegría el sábado. Que el público se quede tranquilo porque vamos a dar lo mejor ante Brasil", añadió el centrocampista del Estudiantes de La Plata.