Septiembre 7, 2009

Jornada decisiva para la eliminatoria europea

 La fecha, además, puede sentenciar que Francia busque su acceso en la repesca como segundo de grupo (los 8 mejores de los 9) y que Portugal, del delantero madridista Cristiano Ronaldo, no acuda a la máxima cita futbolística.

La España de Vicente del Bosque, con siete triunfos en otros tantos partidos disputados, está a punto de su clasificación matemática. El Grupo 5 es suyo y podría certificar su presencia en Sudáfrica 2010.

Para ello, debe vencer en casa a la modesta Estonia y esperar que Bosnia Herzegovina no haga lo propio en casa ante Turquía. Además, España sabe que ganando, en el peor de los casos se quedaría a falta de un punto, con dos jornadas aún por disputarse, para asegurarse estar en Sudráfrica.

Otras selecciones que tienen el billete al Mundial prácticamente en sus manos, y lo pueden obtener ya este miércoles, son Dinamarca (Grupo 1), Inglaterra (6), Serbia (7) y Eslovaquia (3).

Así, el Grupo 1 ve a Dinamarca (17 puntos) saborear el tiquete mundialista como líder y a tres selecciones en busca de una segunda plaza que le pueda meter en la repesca: Hungría (13 ptos.), Suecia (12) y Portugal (10).

Portugal puede quedar sentenciada y firmar su adiós definitivo al Mundial, de no ganar en su visita a una Hungría que, como queda apuntado, también se la juega.

A su vez, el líder Dinamarca visita a la penúltima Albania conociendo que un triunfo le podría dar el pase matemáticamente a Sudáfrica. Para ello, además, debería perder Hungría y Suecia no ganar en su visita al colero Malta, que aún no conoce la victoria.

En el Grupo 2, Suiza (16 puntos) estrena liderato viajando al terreno de juego de una Letonia, que comparte la segunda plaza con Grecia (13), en una lucha a tres por las dos primeras plazas.

De dicho trío, es Grecia quien parece tener mejor posibilidad ya que viaja a casa d Moldavia, último de la tabla, y que tiene en cero su casillero de triunfos. Los griegos, pues, podrían ser los grandes beneficiados de la jornada. Completa la fecha Israel (9)-Luxemburgo (5) con favoritismo local y sin apenas trascendencia a efectos clasificatorios.

El Grupo 3 tiene enfrentamientos que pueden dejar ya casi todo sentenciado. Así, Irlanda del Norte-Eslovaquia ve al segundo contra primero y con dos puntos de diferencia entre ambos; mientras que el Eslovenia-Polonia enfrenta a dos combinados igualados en la tercera plaza. Eslovaquia con un triunfo podría estar ya matemáticamente en Sudáfrica si empatan polacos y eslovenos, quienes se juegan alcanzar a Irlanda del Norte.

En el Grupo 4, es la ocasión para que el líder Alemania ponga tierra de por medio al recibir al penúltimo Azerbaiyán, que no conoce el triunfo, y ver como su inmediato perseguidor Rusia -a un punto de los alemanes- visita a la complicada Gales, pese a que esta no se juega nada.

Alemania y Rusia se juegan el orden final de las dos primeras plazas, entendiendo que quien quede segundo irá seguro a la repesca gracias la alta puntuación que ya suma.

El partido cumbre del Grupo 6 es el Inglaterra-Croacia, líder contra segundo clasificado, con cuatro puntos en favor del cuadro inglés dirigido por el italiano Fabio Capello que saldrá sabiendo que la victoria le pone ya en la cita sudafricana. Con un triunfo inglés también sueña Ucrania, que va a Bielorrusia, está a tres puntos del segundo lugar y aún podría meterse en la repesca.

En el Grupo 7 es importantísimo el Serbia (18)-Francia (14), que puede dejar casi definitivas las posiciones. Y es que, de ganar los serbios, ya estarían en Sudáfrica, abocando a los franceses a la repesca.

La líder Italia puede dar un paso casi definitivo derrotando en casa a Bulgaria y elevar a cuatro su diferencia de puntos sobre la República de Irlanda, entrenada por el veterano técnico italiano Giovanni Trapattoni y que descansa.

El Grupo 9 tiene ya sentenciado desde hace meses el pase de Holanda como primera, no teniendo muchas opciones el segundo Escocia (10 ptos.) ya que al ser el grupo con un equipo menos debe ser el descartado de los nueve segundos. De ahí que apenas tenga mucho interés el Escocia-Holanda, que en otras circunstancias podría haber sido vital.