Octubre 6, 2009

¿A qué le apuesta el técnico más ganador del fútbol colombiano?

"Aunque los partidos primero hay que jugarlos y aún nos quedan en el camino Chile y Paraguay lamentablemente considero que la selección de Colombia no va a clasificar al Mundial de 2010", señaló el técnico más ganador del fútbol colombiano.

El estratega, quien fue campeón del fútbol colombiano con Millonarios, Independiente Santa fe y América de Cali sostuvo que los problemas de la selección se deben a los grandes errores cometidos por los dirigentes al no dar una continuidad a los técnicos y no creer en procesos a largo plazo.

"Al final de las Eliminatorias pasadas echaron a Reinaldo Rueda y eso me molestó, luego se deshicieron de Jorge Luis Pinto, uno de los hombres más preparados, y eso tampoco me agradó, me pareció improcedente" dijo.

Recordó que entonces llamaron a Eduardo Lara, con una experiencia de 10 años con las selecciones juveniles, y de quien resaltó "su pulcritud en el trabajo".

"A él lo llamaron por méritos, no por llenar un hueco, y ahora también oigo voces de gente que lo quiere sacar", lamentó.

Según Ochoa Uribe, "Lara debe quedarse y le deben dar una continuidad sin importar sí consigue o no el boleto al Mundial de Sudáfrica 2010".

Por otro lado, este estratega que dirigió a la selección colombiana en 1963 y 1987 aseguró que otro de los problemas actuales del fútbol colombiano es que no tienen grandes jugadores, ni líderes, "como tal vez sí existían en un pasado".

"No tenemos líderes que se echen el equipo al hombro, no tenemos directores de orquesta como Carlos Valderrama, (Faustino) Asprilla, (Freddy) Rincón o Leonel (Álvarez) para su acompañamiento. Y lo peor es que no veo una solución por ningún lado", sostuvo.
Igualmente, el ex portero campeón con Millonarios en cinco ocasiones, aseveró que al fútbol colombiano le falta un cambio de actitud y temperamento si se quiere volver a tener la identidad y esencia de hace unos años.

"Otra gran falla es la falta de actitud: los jugadores no tienen temperamento, se doblegan fácilmente, su parte mental es muy débil, se desmoronan con mucha facilidad, se apagan. Es difícil hoy ver jugadores combativos", puntualizó.