Noviembre 3, 2008

Colombia sumó un punto y mucho consuelo en el Maracaná

Colombia, que apareció en uno de los templos del fútbol tras caer ante Paraguay, Chile y Uruguay, modificó su esquema de juego y demostró que sí es posible tener jerarquía en la mismísima casa de los cinco veces campeones del mundo.

Con cuatro volantes en línea repartiéndose funciones de marca y labores de proyección, la escuadra del técnico Eduardo Lara se hizo dueña del terreno de juego. Marcó los ritmos del compromiso y aunque padeció algunos sustos, tuvo la batuta ofensiva en los 45 minutos iniciales.

Apenas a los 5 minutos el atacante Wason Rentería ya probaba con desviado remate de media distancia. A los 7, era el volante Gerardo Bedoya quien intentaba abrir cuentas con la misma fórmula.

El mediocampista Freddy Guarín se hizo "comandante" en zona medular y comenzó a surtir de balones a sus compañeros. En el minuto 12, en uno de esos servicios, Juan Carlos Toja tuvo un buen chance de sentenciar desde el corazón del área contraria.

Brasil, a esas alturas, era más bien poco. Casi nada. Intentando construir su ofensiva, chocaba contra la aplicada marca de defensores y mediocampistas "cafeteros". Bedoya vio el cartón amarillo cuando se cumplió el primer cuarto de hora.

La primera aproximación local se presentó en el minuto 21, con un débil cabezazo del atacante Jo, quien reemplazó al suspendido Adriano en el once inicial del técnico Dunga.

Colombia respondió de inmediato con un tiro libre levantado por Bedoya, una mala salida del arquero Julio César y un rebote cazado por Wason Rentería. Para mala fortuna de los "cafeteros", el ariete no tuvo puntería.

Sólo hasta que el cronómetro registró media hora, la Selección Brasil demostró algo de su calidad. Con Kaká y Robinho desaparecidos, el lateral Maicón se hizo cargo del impulso y estuvo cerca de vulnerar la puerta rival con su cabeza. Agustín Julio, con precisión, transformó el peligro en tiro de esquina.

Segundos después, Robinho recibió un servicio largo, controló la esférica e impactó con su habitual velocidad. Julio, nuevamente oportuno, impidió que las cosas pasaran a mayores.

En la recta final, la visita reordenó sus líneas y otra vez se hizo protagonista. Menos nervioso que en los minutos iniciales, el debutante Carlos Darwin Quintero retó a los zagueros brasileños y demostró la "gambeta" que lo llevó hasta la escuadra absoluta.

El primer tiempo terminó 0-0, con una Colombia muy ordenada, más ambiciosa, pero incapaz de sentenciar. Brasil visitó los vestuarios sin entender qué sucedía y con una afición gritando "burro, burro" a su entrenador.

Disciplina, la clave para volver a sonreír

Sin novedades en sus nóminas, Brasil y Colombia regresaron al campo para intentar dirimir la diferencia. Los dueños de casa no fueron tan pasivos, pero los visitantes repitieron estrategia y equilibraron cargas.

Sin embargo, en el minuto 3 los brasileños tuvieron una oportunidad dorada, cuando Jo controló el balón en plena área "cafetera", giro su cuerpo y disparó. Sobró fuerza, pero faltó precisión en la acción del atacante.

La presión de los de Dunga obligó a que los de Lara le apostarán al juego fuerte. En esa tónica, el volante Fabián Vargas recibió tarjeta amarilla por una infracción contra Robinho.

Tres minutos más tarde fue Wason Rentería el amonestado, por reclamar una decisión arbitral.

Cumplidos 12 minutos, el mediocampista Mancini ingresó al terreno en sustitución de Elano.

Colombia debió aguardar hasta los 17 para acercarse a la puerta contraria. Carlos Quintero se proyectó sobre terreno contrario e impactó sobre la portería de Julio César. Su compañero Toja se interpuso en la línea de gol y evitó la dicha.

Segundos después Robinho abandonó el campo por una lesión y fue reemplazado por Alexandre Pato, figura del Milán de Italia que a los 18 recibió un servicio de Kaká y sin demasiadas presiones de marca falló en el "mano a mano" contra Julio.

Gerardo Bedoya, también con molestias, le dio paso a Abel Aguilar en Colombia.

Al minuto 25, Eduardo Lara realizó otra modificación. Quintero dejó el partido y Dayro Moreno tomó su lugar para intentar ofrecer más profundidad a la escuadra. En una acción que el recién ingresado creó, Rentería impactó desviado para temor de los hinchas que llegaron al estadio Maracaná.

El último cambio "cafetero" se dio a 15 minutos del final. Adrián Ramos reemplazó a Rentería.

En la recta final del compromiso, Brasil intentó, intentó e intentó, pero no pudo. No pudo gracias a un impecable sistema defensivo colombiano, liderado por el capitán Mario Alberto Yepes.

El tiempo se extinguió y quizá los "cafeteros" merecieron más, pues jamás renunciaron al ataque. El punto sumado en la décima jornada de las Eliminatorias, ante el "todopoderoso" Brasil, ofrece bastante consuelo tras los fracasos sufridos en las tres últimas jornadas.

El equipo se quedó, con 11 unidades, en la séptima casilla del clasificatorio, a dos del dueño temporal de la casilla que da repechaje (Uruguay) y a cinco del último "clasificado" de manera directa al Mundial (Chile).

En marzo volverá a encenderse el sueño. Un empate en el Maracaná ayuda a recobrar las fuerzas.

Río de Janeiro (Brasil)