Noviembre 3, 2008

Alfio Basile renunció a la dirección técnica de Argentina

Basile, duramente criticado tras la derrota de este miércoles (0-1) del conjunto "albiceleste" ante Chile, en Santiago, dejó el cargo exactamente un mes después de que lo hiciera el colombiano Jorge Luis Pinto, agobiado por los malos resultados del equipo "cafetero" en la serie de clasificación.

Pinto fue reemplazado, de manera interina, por su compatriota Eduardo Lara.

A finales del año pasado dimitieron el venezolano Richard Páez y el colombiano Luis Fernando Suárez, que estaba al frente del equipo de Ecuador y era cuestionado por la mala actuación del conjunto en las Eliminatorias Suramericanas, que se reanudarán en marzo de 2009.

Páez fue reemplazado por César Farías y Suárez por el ecuatoriano Sixto Vizuete.

Basile, centro de críticas desde hace varias semanas porque la selección no ganaba ni actuaba bien a pesar de contar con muchas estrellas, presentó su dimisión "por razones personales" ante el secretario de selecciones de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Luis Segura.

La prensa argentina menciona como uno de los posibles sucesores del "Coco" Basile a Sergio "Checho" Batista, campeón mundial como futbolista en México"86 junto con Diego Maradona y entrenador de la selección sub"23 albiceleste que conquistó el oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

El "Coco" dejó el timón cuando la Selección de Argentina marcha en el tercer lugar de las Eliminatorias con 16 puntos, siete menos que el líder, Paraguay, y uno menos que su acérrimo adversario, Brasil, cuyo entrenador, Dunga, también se encuentra en la cuerda floja, tras el deslucido empate como local (0-0) ante Colombia.

Tal resultado revivió los insultos de "burro" y "vete" que la "torcida" brasileña suele lanzarle a Dunga, quien ha dicho que resistirá las críticas hasta sellar el boleto brasileño al Mundial.

Cuatro selecciones suramericanas irán directamente a Sudáfrica 2010 y la quinta de las Eliminatorias deberá disputar una repesca ante el cuarto equipo de la zona de Concacaf.

También con 16 unidades en la tabla se encuentra Chile, del estratega argentino Marcelo Bielsa y cuyo victoria del miércoles en Santiago precipitó la crisis de un equipo albiceleste que, aunque está clasificado temporalmente, nunca terminó por agradar al exigente paladar de los aficionados y la prensa de Argentina.

El equipo de Basile tuvo actuaciones que no sintonizaron con el linaje de una selección dos veces campeona del mundo, a pesar de contar con "artistas de toque fino", como Lionel Messi (Barcelona), Sergio "Kun" Agüero (Atlético de Madrid) y Juan Román Riquelme (Boca Juniors).

Además de Dunga, soportan fuertes presiones los seleccionadores de Perú, José "Chemo" del Solar, cuyo equipo marcha colero con siete puntos, y el venezolano Farías (antepenúltimo con diez unidades).

El boliviano Erwin "Platiní" Sánchez, cuyo conjunto es penúltimo con 9 puntos, se encontró varias veces este año en el ojo del huracán, aunque el reciente triunfo ante Perú (3-0) y los empates ante Brasil (0-0) y Uruguay (2-2) parecen haberle dado un respiro.

Otra selección andina, Ecuador, que tuvo un gran repunte con Vizuete y marcha sexta en la tabla con 12 puntos, dejó un mal sabor de boca tras su caída (1-3) ante Venezuela, aunque, por lo pronto, nadie habla en Quito de remover al entrenador.

De momento respira tranquilo el colombiano Lara, que, de todos modos, había advertido que su compromiso al frente de la plantilla "cafetera" (séptima con 11 puntos) se extendía a los partidos contra Paraguay, el 11 de octubre en Bogotá (1-0 a favor de los guaraníes) y ante Brasil, el miércoles.

El seleccionador de Paraguay, el argentino Gerardo Martino, es el único de los diez de Suramérica que vive sin presiones y en medio de halagos y flores, por la espectacular actuación del conjunto guaraní en las Eliminatorias.

El uruguayo Oscar Tabárez (quinto con 13 puntos) ha recibido un voto de confianza ante la perspectiva de que la selección "charrúa" se quede, al menos, con la quinta plaza que da derecho a disputar la repesca, tal como ha ocurrido con Uruguay en las Eliminatorias de los últimos dos mundiales.

Además de la situación de los entrenadores, en América del Sur se dibuja un signo de interrogación sobre las posibilidades de las selecciones de la región en el Mundial, en el que se enfrentarán con rápidos y contundentes conjuntos de Europa y otras regiones.

Bogotá