Noviembre 3, 2008

Argentina, el nuevo y gran reto del “10”

Luego de dos fracasos como entrenador en clubes argentinos, en los que no pudo repetir las glorias continuadas de su época como futbolista, "El Diego" recibió una nueva oportunidad, la más deseada por él: dirigir a la selección de su país.

Maradona, que el jueves cumplirá 48 años, es el elegido para intentar que la selección argentina recupere el brillo que tenía en su época de capitán.

El ex capitán reemplazará al renunciante Alfio Basile. Cuando firme su vínculo, tendrá en sus manos la responsabilidad de llevar a la selección "albiceleste" al Mundial 2010 en Sudáfrica.

"Quedan cosas por resolver (...) Es prematuro decir qué falta, qué vamos a hacer, por donde empezar", dijo Maradona el martes en diálogo con radio La Red de Argentina.

Para "Pelusa", dirigir a la selección era el sueño incumplido después de abandonar la actividad como jugador en 1997.

La experiencia será la tercera para Maradona, quien en la década de 1990 tuvo dos ciclos como entrenador mientras cumplía una sanción por dopaje.

La primera vez de Maradona en el banco fue el 3 de octubre de 1994, cuando inició un ciclo al frente del club Mandiyú de Corrientes junto con Carlos Fren, quien contaba con el título interino.

Maradona, quien sufrió desde el banco de suplentes cada partido como si fuera un jugador más, dirigió al equipo en el torneo Apertura durante 12 partidos, de los que ganó uno, empató seis y perdió cinco.

Mandiyú finalizó el torneo en el penúltimo lugar y al final de la temporada quebró, perdió la categoría y fue refundado como Textil Mandiyú.

En el camino de Maradona se cruzó luego el poderoso Racing Club, y el 6 de mayo de 1995 tomó las riendas del equipo.

Con Racing, que finalizó sexto en las posiciones, Maradona consiguió un triunfo histórico al derrotar después de 20 años en la "Bombonera" a Boca Juniors, el equipo de sus amores.

En su campaña con Maradona, Racing ganó dos partidos, empató seis y perdió tres.

Ahora Maradona, considerado el inspirador que necesitan los jóvenes jugadores como Lionel Messi y su yerno Sergio Agüero, tendrá la oportunidad de volcar toda su experiencia, la que lo llevó a ser el mejor jugador del mundo después de guiar a Argentina al título en el Mundial de México 1986.

Buenos Aires (Argentina)