Noviembre 18, 2008

Falcao García y su pasado “vinotinto y oro”

No hay nada que discutir. La prueba lo deja en evidencia. García, que en 1988 era "mascota" de los clubes de su padre, aparece en una fotografía a los pies de Radamel y Wilman Conde.

Luce, con todo el orgullo de un infante, la casaca del cuadro "vinotinto y oro", del que no se puede confesar hincha, pero al que le guarda cariño por natural y futbolística herencia.

"Era cuando mi papá jugaba en el Tolima, yo siempre lo acompañaba en los partidos y en los entrenamientos. Era muy aficionado. Mi papá también me regalaba camisetas de muchos clubes. Esta del Tolima me parece que fue una de las primeras", confesó desde Cali, Valle del Cauca, donde la Selección Colombia de mayores prepara el duelo amistoso de este miércoles ante Nigeria.

Los aficionados que estaban ese día en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué jamás pensaron que el pequeño "tolimense" iba a ser referente del balompié nacional y brillaría con toda su luz en el histórico River Plate de Argentina.

El naciente enamorado del balón jamás ha vuelto a pisar la grama de la capital tolimense. Ni con la Selección Bogotá ni con los "millonarios" de Buenos Aires ha tenido partidos oficiales en casa de los "pijaos".

"He cambiado mucho, de todas maneras soy yo. De niño salgo siempre en las mismas posiciones, acompañándolo", agregó García sobre la fotografía.

En la concentración de Colombia todos lo tomaron con alegría. Cuerpo técnico y jugadores sacaron tiempo para "burlarse" del goleador, quien siempre ha reconocido que en lo que a torneo colombiano se refiere, le entregó el corazón a Millonarios desde hace mucho.

Falcao también lleva al "Tolimita" en su corazón, pero mientras el destino vuelve a cruzar su camino con el de la escuadra ibaguereña, le hará fuerza un "embajador" de Bogotá y le regalará goles a River y a la Selección Colombia de mayores.

Cali (Valle del Cauca)