Enero 19, 2009

Venezuela y Argentina protagonizaron un empate sorpresa

La primera mitad tuvo un claro libreto. Una Argentina técnicamente superior terminó estrellándose contra una Venezuela que compensó con corazón sus deficiencias futbolísticas y, además, tuvo la suerte de abrir el marcador cuando no se habían completado dos minutos de partido.

A los 57 segundos, el defensor Ezequiel Benavides no midió fuerzas y "atropelló" dentro de su área al volante Rafael Acosta.

Penalti caído del cielo para los "patriotas", que emocionaron a los miles de aficionados que llenaron el estadio Monumental de Maturín.

El remate estuvo a cargo del delantero Salomón Rondón, quien temió lo peor cuando el portero Luis Ojeda contuvo su pelota, pero tuvo la suficiente velocidad para cazar el rebote y dejar las cosas 1-0.

Desde ese momento, es decir, desde el minuto 2, la afición local se ilusionó y la escuadra visitante apretó el acelerador para buscar el empate.

Argentina se revolucionó, Argentina tocó, Argentina se proyectó y finalmente, a los 22 minutos, su mejor hombre recogió los frutos del sacrificio.

Eduardo Salvio, el veloz mediocampista ofensivo que le dio vida a la "albiceleste", robó la bola, creó una pared e impactó con toda la potencia de su pierna derecha para equilibrar las cargas y arruinar la fiesta venezolana.

A partir de ahí los minutos fueron de lo mismo. Argentina tenía la batuta de ataque, pero no contaba con demasiados recursos para superar las "murallas" defensivas de camiseta vinotinto.

Venezuela se defendía con elegancia y perseguía opciones de contragolpe. La ingenuidad de sus atacantes y una particular carga de mala suerte, frustraron las posibilidades que, casi siempre, se generaban por errores del rival.

Eso fue todo. Casi de forma inesperada, el dueño de casa y el gran favorito para el título sumaron de a un punto en el Grupo A, que es liderado por un Ecuador que venció 2-1 a Perú en el duelo que abrió la jornada.

En la segunda jornada de la serie, a disputarse el próximo miércoles, Venezuela medirá fuerzas ante Ecuador y Argentina tendrá jornada de descanso.

Maturín (Venezuela)