Febrero 2, 2009

La falta de jerarquía volvió a pasarle factura a Colombia

El miércoles, ante Paraguay, los ‘pelaos' de José Hélmer Silva podrían despertar definitivamente del sueño o encender la luz de esperanza que se apagó en la noche del lunes.

Sobre un terreno complicado por causa de la lluvia y la necesidad de imponerse para no perder aliento en el hexagonal final, colombianos y uruguayos dieron inicio al juego en el estadio Monumental de Maturín (Venezuela).

Los ‘cafeteros', que en la jornada pasada habían sufrido la derrota 2-1 ante la escuadra local, decidieron apretar el acelerador desde el inicio, esta vez con una llave creativa compuesta por los volantes Sherman Cárdenas y Javier Reina. El segundo de ellos regresó a la nómina titular tras cumplir una jornada de suspensión.

Bien temprano llegó la dicha ‘amarilla'. A los 9' y gracias a un balón de centro levantado por Reina, el defensor Hernán Pertuz ganó en el salto a su marcador y embocó la pelota en la puerta uruguaya.

Nueve minutos después de ver vulnerada su puerta, el arquero de los ‘charrúas', Álison Pérez, tuvo que abandonar el campo por causa de una lesión. Martín Rodríguez tomó su puesto.

El tanto fue la ‘joya' ofensiva en los 45 minutos iniciales. Colombia acumuló algunos méritos para ampliar diferencias, pero poco a poco fue perdiendo el control del compromiso.

Uruguay probó los reflejos del arquero Camilo Vargas y por ‘obra y gracia' de su respuesta, debió aguardar hasta el complemento para equilibrar el marcador.

Fue a los 12 minutos de la segunda parte cuando el defensor Matías Aguirregaray controló un balón aéreo lanzado al corazón del área y tuvo tiempo para calcular su remate y colocarlo entre zagueros y portero colombianos.

1-1 se puso el tanteador y los dos equipos apostaron sus últimas cartas, pues el empate no beneficiaba a nadie.

Colombia, pese al desgaste físico, intentó retomar la batuta y presionar a la contención rival. Dos pelotas de Javier Reina pusieron a trabajar al meta ‘charrúa'. La primera superó a Rodríguez, pero no tuvo la esperada precisión y la segunda fue contenida por el número ‘12'.

Sin embargo, fue Uruguay el que aprovechó la recta final del duelo y logró festejar el segundo gol en el minuto 33.

Otra vez una esférica levantada ‘quebró' la zaga ‘cafetera y el delantero Jonathan Charquero, que recién había ingresado al campo, sacó provecho de una mala salida del arquero Vargas y con su cabeza decretó el 2-1.

Final, final. Aún quedan esperanzas para Colombia, pero la situación cada vez es más complicada.

Disputadas dos jornadas del hexagonal final, los ‘pelaos' nada que demuestran jerarquía y lentamente despiertan de un sueño llamado Copa Mundial juvenil.

Con dos fracasos a cuestas y muy poco fútbol para presumir, el equipo de José Hélmer Silva intentará enderezar el camino este miércoles, cuando se enfrentará ante Paraguay.

El título del Campeonato Suramericano es una utopía y el cupo a Egipto 2009 ya depende de ‘terceros'.