Octubre 9, 2017

Lionel Messi comandará a Argentina por el milagro en Quito

Lionel Messi quiere guiar a Argentina hacia el Mundial de Rusia 2018. AFP

La selección ‘albiceleste’ necesita ganarle a Ecuador para no depender de otros resultados y no quedar fuera de un Mundial, algo que no sucede desde México 1970.

La albiceleste, dos veces monarca mundial (1978 y 1986), está obligada a triunfar sobre los 2.850 metros de la capital ecuatoriana para exhalar un suspiro de alivio y suplicar que otros resultados le ayuden para sellar pasaporte de manera directa a Rusia-2018.

El repechaje como quinto de Sudamérica, contra Nueva Zelanda, prolongará su agonía en las eliminatorias para el Mundial.

El equipo de Messi, uno de los mejores jugadores del mundo, de Javier Mascherano, de Paulo Dybala y otras figuras, quedó expuesto a la eliminación al igualar 0-0 con Perú el pasado jueves en Buenos Aires, y descender al sexto puesto (25 puntos).

Y lo que le queda por hacer es lo más difícil: ganar a Ecuador, que si bien está eliminado (octavo con 20 tantos) quiere salvar el honor en su fortín de Quito, en el que suma tres victorias, dos empates y un revés ante Argentina en la historia de partidos entre ambos.

Lea también: Italia se aseguró ser cabeza de serie en el repechaje, venciendo 1-0 a Albania

Con la cosecha de puntos más baja desde que el clasificatorio sudamericano se disputa mediante el sistema de todos contra todos (para el torneo de 1998), la escuadra de timonel Jorge Sampaoli llegó el domingo al puerto de Guayaquil (suroeste) y sin hacer bulla se concentró en un exclusivo hotel.

Tan solo un centenar de hinchas ecuatorianos recibió a los albicelestes, quienes nuevamente evitaron dar declaraciones a la prensa y tienen previsto subir a la altura de Quito el martes, pocas horas antes del partido clave para sus aspiraciones, que se jugará a partir de las 6:30 p.m.

Humildad y sacrificio

La estrategia de Sampaoli, que en 2010 dirigió al guayaquileño Emelec para convertirlo en subcampeón nacional, es evitar los efectos de la altitud, aliada de la tricolor y que le permitiera obtener la visa para las ediciones de 2002, 2006 y 2014.

"El tema de la altura (...) siempre va a ser un aliado del futbolista ecuatoriano", expresó a la prensa el estratega de Ecuador, el también argentino Jorge Célico, quien enfrentó a Sampaoli cuando adiestró a la Universidad Católica de Quito.

Agregó que "vamos al partido del martes con la mayor responsabilidad, entendiendo que por bien del fútbol y bien nuestro tenemos que hacerlo de esa manera".

Tras empatar con Perú, Sampaoli se declaró "esperanzado y muy confiado" en que su plantel estará en Rusia-2018 para sumar 17 participaciones mundialistas y Messi su cuarta en línea.

Lea también: Bale se quedó sin Mundial: Irlanda venció en Gales 1-0 y disputará el repechaje

Pero la situación es otra cuando Argentina nunca pudo mantenerse arriba y tuvo tres técnicos en la carrera para la lid del próximo año. Antes de Sampaoli estuvieron Gerardo Martino y Edgardo Bauza.

"Con toda humildad, trabajo, sacrificio, intentaré superarla para conseguir el objetivo" de brindar "alegría a nuestra gente, que está golpeada con la eliminación", indicó Célico, quien en setiembre pasado reemplazó al destituido Gustavo Quinteros.

Añadió que la plantilla argentina "es sumamente poderosa, es un rival extremadamente difícil, complejo de ganarle", pero que además sufre de una "anemia ofensiva" que "debe ser producto de esa ansiedad" de los jugadores por anidar el balón.

Argentina ha convertido 16 goles, 22 menos que el líder Brasil (por ahora el único clasificado y con 38 puntos) y 2 más que Bolivia (el menos productivo con 14 unidades).

El choque Ecuador-Argentina se disputará en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito y será arbitrado por los brasileños Anderson Daronco (central), Alessandro Rocha y Fabricio Vilarinho.

Temas relacionados: