Enero 21, 2012

Bernardo Espinosa se afianza en el Racing de Santander

Al minuto 13, Rafa cometió un gravísimo error y cedió el balón, sin mirar, a Adrián, que, dentro del área, asistió a Stuani para que empujara el balón al fondo de las mallas. Así el equipo de Espinosa se puso en frente del marcador.

El fallo debió de molestar mucho al técnico del Getafe, Luis García, que tres minutos después sustituyó al central por Lopo, en lo que se entendió como un castigo público por su acción.

El Getafe tuvo su oportunidad en el minuto 19, cuando Toño desbarató una clarísima ocasión de Güiza, en el uno contra uno, tras un magnífico pase del venezolano Miku.

El Getafe, que tenía el control del juego, buscaba el empate y obtuvo su premio en el minuto 26 al aprovechar Gavilán, con una buena volea, un centro de Barrada desde la derecha, tras una indecisión de la zaga del Racing para sacar el balón del área.

Con empate a uno el partido se abrió un poco más, pero, mientras que el Racing buscaba el juego directo, el Getafe trataba de llegar a la portería de Toño tocando el balón y combinando por las bandas. A pesar de ello, el resultado no varió y ambos equipos se retiraron al vestuario con tablas en el marcador.

Tras el descanso, el partido siguió discurriendo con la misma tónica y, aunque Pape Diop dispuso de una falta peligrosa al borde del área, el Getafe tuvo, tras una asistencia de tacón de Miku en el área pequeña, una doble ocasión, con remates de Gavilán y Güiza, que obligó a Toño a emplearse a fondo.

El entrenador del Racing, Juanjo González, respondió al empuje del Getafe acercando a Acosta al área, para lo que dio entrada a Jairo en sustitución del goleador Christian Stuani.

Los cántabros trataron de sacar partido de su juego aéreo y, en una serie de tres saques de esquina consecutivos, Álvaro estuvo a punto de hacer el segundo gol de Racing, pero Cata Díaz, desde el suelo, sacó el balón cuando ya se cantaba el tanto en El Sardinero.

El Getafe, lejos de echarse atrás, mantuvo su estilo de juego y, poco a poco, fue provocando que el Racing volviera a replegarse en su campo. Primero a balón parado, y, después, por medio de un disparo de Miku desde el borde del área, los azulones pudieron adelantarse en el marcador.

El Racing intentaba algún tímido contragolpe, pero en la segunda parte el Getafe era el dueño y señor del encuentro y solo la falta de puntería de Güiza y Miku, probablemente el mejor jugador del partido, impidió que los pupilos de Luis García hicieran el segundo.

Tanto fue el cántaro a la fuente, que al final Miku, en el minuto 83, logró batir a Toño tras aprovechar un mal despeje de Torrejón y regatear a un defensa del Racing dentro del área.

En los últimos minutos el conjunto santanderino buscó el empate a la desesperada y fue entonces cuando apareció la figura de Moyá, que con sus intervenciones salvó los tres puntos para su equipo.

En otro pardito de la jornada, el Espanyol derrotó 3-0 al Granada y entró en puestos de clasificación a Europa League.