Octubre 4, 2012

Santiago Montoya, el nuevo colombiano del fútbol argentino

No es normal asistir a un entrenamiento de All Boys en el barrio de
Floresta en Buenos Aires, Argentina, y escuchar que a un jugador para
pedirle la pelota le digan "Colombia".

Eso ocurre con Santiago Montoya -o "Montosha", como le suelen decir
acá-. Un joven de Medellín de 21 años que tras haber jugado en las
inferiores de Atlético Nacional por seis años, consciente de sus
habilidades y confiado de su talento, decidió emigrar al fútbol gaucho
hace un año y medio para probarse en algún equipo de la capital
argentina.

"Juego de enganche o volante por izquierda, pero aquí a veces me ponen
de mediapunta o hasta delantero", dice Montoya, quien ya tuvo la
posibilidad de ir al banco de suplentes en dos partidos de Primera
División (frente a Godoy Cruz y Lanús) gracias a sus buenas actuaciones
en la Reserva portando la 10 del ‘albo'.

¿Cómo llegaste a All Boys?
Yo jugué seis años en Atlético Nacional, y hace un año y medio, cuando
yo ya tenía 19 años y vi que no estaba teniendo casi oportunidades, mi
hermana, que vivía acá en Argentina me dijo: "Véngase para acá, vive
conmigo y hace pruebas en los clubes que tenga la oportunidad". A mí me
sonó la idea, surgió la oportunidad, me vine y gracias a Dios dio buenos
resultados.

¿Y por qué pensás que no ibas a tener oportunidades en Nacional?
Porque en ese tiempo Nacional estaba comprando muchos jugadores y no
estaban mirando hacia las inferiores y no ponían a debutar a nadie.
Además, yo en era suplente en el equipo sub 19.

¿Y el representante es de Argentina o es el mismo que tenías en Nacional?
Yo en Nacional nunca tuve representante. Yo vine acá por mi propia
cuenta y cuando empecé a jugar en la Cuarta de All Boys, que fue cuando
me empezó a ir bien, me vio un representante (Luis Felipe Posso), le
gustó mi juego y firmé con él.

All Boys no es un equipo muy conocido en Colombia, ¿lo habías escuchado mencionar antes de probarte?

No. Apenas yo llegué a Argentina el ‘Burrito' Ortega había firmado con
el equipo, entonces como él es tan reconocido, me enteré de que el
equipo existía.

Ya llevás un año y medio en Argentina, ¿cómo ha sido la adaptación?
Me gusta mucho el país porque es muy tranquilo, la gente me acogió bien
desde que yo llegué y por eso me acoplé muy bien y me he adaptado muy
bien a este país.

Aparte del uruguayo Juan Pablo Rodríguez, ¿hay algún otro extranjero dentro del plantel?
Este año solamente somos el ‘uru' y yo, pero el año pasado estaba Deivy
Balanta, un caleño categoría '93, que el representante -que es el mismo
mío- se lo llevó de vuelta a Colombia a jugar en Atlético Nacional y
últimamente lo han estado citando para la Selección Colombia Sub-20.

¿Te molesta que te digan 'Colombia'?
No, no, para nada. Algunos me dicen así y otros me dicen ‘Colo', pero a
mí no me choca. Los jugadores más grandes a veces sí me dicen "que les
diga a los otros que mi nombre es Santiago y me digan así", pero yo no
tengo problema con eso.

¿Qué es lo que más extrañás de Colombia?
La familia y la comida las extraño mucho. Además, la vida y la gente allá es más diferente.

¿Y qué es lo que más te gusta de Argentina?
De acá me gusta que es muy tranquilo el país, se puede caminar más
tranquilo por las calles y el amor por el fútbol es algo impresionante.

¿Viajas a Colombia de vez en cuando o te visitan?
El año pasado mis padres vinieron para mi cumpleaños y yo viajé en
diciembre. Es más fácil que yo vaya cada diciembre porque acá nos dan
unas vacaciones, entonces aprovecho y voy a saludar a la gente de allá.

Hablemos de fútbol

Santiago Montoya entrena con el primer equipo, pero sigue siendo
titular del cuadro de reserva. Su mayor modelo en All Boys es el exCali
Martín Morel y tiene una buena relación con el veterano Facundo Quiroga.
Así es su vida al interior del club bonaerense:

¿Posición?
Juego de enganche o volante por izquierda, pero aquí a veces me ponen de
mediapunta o hasta de delantero. Lo que pasa es que en el fútbol de acá
se presiona más, entonces de enganche vos tenés que jugar más de
espaldas y hay partidos en los que no te podés ni voltear. De volante
por izquierda hay más libertad y yo soy un jugador que tiene mucho
despliegue físico y por lo tanto me sirve. Igualmente en cualquier
posición me siento muy bien.

Entrenás con Primera, pero por lo general juegas en Reserva... ¿por qué?
Para no perder fútbol, me bajan y me gusta jugar ahí porque duré vario
tiempo ahí y me llevo muy bien con los jugadores que actúan allí.

Dentro del plantel, ¿qué jugadores miras para aprender o quién te aconseja?
Me fijo mucho en el juego de Martín Morel (ex hombre del Deportivo Cali,
recordado por sus tres goles al América de Cali en un clásico valluno)
porque tiene mucha técnica y le pega muy bien a la pelota. A nivel
personal, hablo mucho con Facundo Quiroga (defensor de 34 años que pasó
por clubes como Sporting de Lisboa, donde jugó con Cristiano Ronaldo,
Napoli de Italia, Wolfsburgo de Alemania y River Plate), él me da
consejos y me ayuda mucho todo lo que me dice.

¿Cómo se dio tu primera convocatoria para un partido de Primera?
Empezó la pretemporada y para el primer partido del torneo, contra Godoy
Cruz en Mendoza, fui citado y me puse muy contento, me dio mucha
felicidad porque era la primera vez que iba a integrar un banco de
suplentes de un equipo profesional. Después, durante el juego, no pude
entrar pero lo disfruté al máximo.

Después de ese partido fuiste al banco otra vez en la fecha 9 contra
Lanús, ¿pensaste que se podía volver a dar otra vez en el mismo torneo?

Sí, porque durante el campeonato puede suceder que se lesione algún
compañero (como fue el caso de Morel en el partido frente a Lanús) o que
haya algún expulsado; no es la idea, pero es posible que pase.

¿Igualmente sientes que la llegada de los refuerzos te ha complicado el poder mostrarte en Primera?
Lo que pasa es que el plantel al principio del campeonato estaba muy
reducido, entonces de pronto había un poco más de chance, pero han
llegado jugadores de mucho peso, como es el caso de Patricio Toranzo,
quien obviamente va a tener la prioridad para jugar.

Remembranzas de Colombia

¿Has estado en algún proceso juvenil de Selección Colombia?
No, nunca estuve. Tampoco me dieron la oportunidad de integrar la
Selección Antioquia. Igualmente eso no me preocupa; todos no tenemos el
mismo camino y uno tiene que saber llevar el que le toque a uno y
guiarse como deber ser.

¿Crees que el hecho de no vivir en Colombia te perjudica para integrar una Selección?
Ahora que uno no es conocido seguramente no se enterarán de que uno está
en un club de Argentina, pero si uno se empieza a consolidar y empieza a
jugar se van a fijar a en uno, porque el fútbol argentino es una
vitrina muy grande y todo el mundo se fija en los jugadores que hay en
este país, entonces si empiezo a destacarme más puede haber una
oportunidad para que lo citen a uno a alguna Selección.

¿Te gustaría jugar en Colombia en algún momento?
Sí, quedé con esa cuenta pendiente de jugar en Atlético Nacional donde estuve gran parte de mi vida. Me gustaría jugar ahí.

¿Qué diferencias has notado entre el fútbol colombiano y el argentino?
Acá se maneja mucha presión, los equipos presionan mucho. Se juega más
rápido, más para adelante y es más físico ya que se utiliza mucho el
cuerpo y el choque. Allá en Colombia es más pausado, se toca más la
pelota, hay más espacios y es todo más cansino.

¿Con quién te gustaría jugar en un futuro?
Me gustaría mucho jugar con un colombiano que yo admiro mucho que es
James Rodríguez. Yo tengo las mismas características de él, tanto el
perfil como la posición; me gusta mucho como juega él.

¿Quién es tu referente en el fútbol o el jugador que más admiras?
A nivel europeo me gusta mucho Cristiano Ronaldo, aunque también admiro a Kaká y a Mesut Özil.

¿Cuáles son tus objetivos?
Primero consolidarme acá, empezar a jugar y a mostrarme y después dar el
salto a Europa a un equipo ‘chico' para, en lo posible, llegar a uno
grande más adelante. Lo más importante es ir de a poco y evolucionar
lentamente.