Octubre 19, 2012

"Yo sabía que iba a hacer el gol del título de Santa Fe": Jonathan Copete

Sus primeros pasos firmes
en el fútbol fueron en Argentina, donde Dios, como él mismo afirma, años
después -y tras seis temporadas en Venezuela y una en Colombia- lo pondría otra
vez para jugar en Vélez Sarsfield, uno de los clubes más destacados del país
gaucho.

Jonathan Copete llegó en
silencio a Independiente Santa Fe y de a poco, sin que nadie se lo imaginara,
se metió en el corazón de toda la hinchada cardenal que lo recordará como el
hombre que marcó el gol que cortó la racha de 37 años sin un título de liga.

Este título, al igual que
todo lo que le ha sucedido en la vida, se lo atribuye a Dios, ya que señala que
el de arriba consideró que era el momento de Santa Fe.

Actualmente se encuentra
recuperándose de una fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo que
sufrió en su debut con la camiseta del ‘Fortín’, y espera ansioso su regreso a
las canchas que se dará, aproximadamente, en un mes.

Usted ya había jugado antes en Argentina en las inferiores
de Almagro, ¿cómo se dio esa llegada?

Yo llego por medio de un
representante argentino llamado Juan Antonio Díaz Sánchez, que me trajo en aquel
tiempo. Llego a las inferiores de Almagro en 2005, pasando por un duro proceso
de irme a probar a varios clubes, y ahí termino en un buen equipo donde me pude
ir formando.

¿Dónde había jugado en Colombia antes de venir a Almagro?

Estuve en escuelas; primero
en el barrio y después en la escuela de Faryd Mondragón, que fue donde fui
dando mis primeros pasos en el fútbol.

¿Y no pasó por ningún equipo de Primera en el país?

Cuando estaba en la escuela
de Faryd Mondragón, me probé en el Deportivo Cali y tuve la suerte de quedar,
pero no me dieron los derechos para poder pasar a ese club. Después, me pasó lo
mismo con el América.

¿Cómo ha sido su regreso a Argentina?

Todo es totalmente distinto,
después de de siete años de no estar acá, de volver como jugador profesional,
ya lo tratan a uno diferente por lo que ha venido trabajando. Creo que el hecho
de poder estar destacándome a cada momento en lo que hago ha sido más que
importante también para mi familia.

¿Vive con su familia?

Sí, vivo con mi esposa y
con mi hijo, que son venezolanos.

La llegada a Vélez Sarsfield

¿Cómo fue su llegada a Vélez?

A mí me estaban siguiendo desde
que yo jugaba en Venezuela y, gracias a Dios, desde ahí pude lograr cosas
positivas y en Vélez se dieron cuenta de que podía pertenecer a sus filas, y acá
estoy.

¿Piensa que el partido aquí en Buenos Aires frente a Vélez
en la Copa Sudamericana 2011 fue determinante para su contratación?

Sí, ayudó mucho, a pesar de
que cuando yo llego a Santa Fe  ellos ya
me querían y estaba la opción de venir, pero bueno, son cosas que en el momento
pasan y lo más importante es que si uno las disfruta y las agarra para uno,
seguro que son buenas bendiciones.

¿Antes de venir habló con Omar Pérez o Gerardo Bedoya para
que lo aconsejaran sobre el fútbol
argentino?

Sí, tuve la posibilidad de
hablar con ellos y también con otras personas que me aconsejaron. Tenía
propuestas de otros países pero elegí esta porque pienso que es un paso
importante para mí, y para seguir
apostando a lo que yo quiero.

¿De dónde eran esas ofertas?

De Botafogo y Vasco da Gama
en Brasil, Universidad de Chile, de Arabia, de Holanda y otras de Europa.
También me pidieron de algún equipo de Colombia, pero en Santa Fe no querían
reforzar equipos del fútbol colombiano.

¿Y por qué eligió Vélez?

Porque es un club muy
carismático, tienen un proyecto a corto y largo plazo que puede ser muy
importante para mí en mi carrera. Además, es un club muy respetado que tiene
unas instalaciones muy cómodas que hace que el jugador dé lo mejor y se
interesan todo el tiempo por que el jugador esté bien. Es una institución en la
que muchos jugadores colombianos o incluso de acá mismo quieren jugar, lo cual
la hace grande. Aquí, me he encontrado con un grupo muy positivo y seguramente
se podrá hacer una buena historia.

Hablemos de la lesión, ¿cómo va esa recuperación?

Bien, ahora mismo estoy
haciendo elíptica y trabajos en la piscina. También con ultrasonido y magneto
para que se esté curando mucho mejor la lesión. Fue en el debut contra
Independiente. Yo fui a parar una pelota y sentí una patada pero no muy fuerte
aunque se me dañó el guayo
. Yo seguí jugando normal, sin ningún problema.
Igualmente esto son cosas que pasan y que lo hacen demostrar a uno que quiere
salir adelante.

­¿Se ha sentido respaldado a pesar de la lesión?

Sí, a pesar de que uno
siente ansiedad porque uno viene a un nuevo equipo y quiere seguir haciendo las
cosas bien como un luchador y como uno más que viene a esta institución a dar
lo mejor y cuando uno se lesiona se siente mal, pero los compañeros me han dado
el apoyo y me han brindado la oportunidad de seguir disfrutando y de que cada
día me vaya fortaleciendo cada vez más.

¿Cuánto le falta para volver?

Aproximadamente un mes, ya
para la fecha 15 o 16, si Dios quiere, podré estar, pero esperemos que sea lo
mejor.

¿Había sufrido una lesión de tal magnitud alguna vez antes?

Sí, pero no tan larga. Me
pasó en Santa Fe cuando tuve una luxación de la clavícula que estuve afuera por
un mes y medio y por culpa de esto no pude aprovechar las oportunidades que
tenía en ese momento, pero estoy contento porque creo que cuando se cierra una
puerta se abren muchas más.

Corazón de león: Copete y Santa Fe

Y hablando de Santa Fe, ¿es consciente de que hizo el gol
más importante de Santa Fe en los últimos casi 40 años?

Sí, fue un gol muy
significativo por la historia
, porque sé que un gol lo pueden hacer muchos, pero
es especial por todo lo que se traía en la espalda que era un peso importante.

¿Qué sentiste cuando viste esa pelota entrando al arco?

Mucha alegría; en ese
momento  no lo asimilaba, no sabía muy
bien lo que estaba pasando pero ver toda esa gente gritando y después
celebrando y llorando por tantos años sin un título de liga,  me hizo sentir muy orgulloso de mí y de esos
compañeros que tuve al lado y de todas las personas que hicieron lo posible
para que ese campeonato se diera.

Si le hubieran dicho antes del partido: “Usted va a hacer
el gol del título”, ¿lo hubiera creído?

Sí, porque soy una persona
muy espiritual e incluso ya me lo habían dicho; yo sabía que iba a hacer el gol
pero no en qué minuto.

¿Qué es lo que más recuerda de ese día?

Recuerdo a los compañeros
en el hotel grabando y preguntándome que si quedábamos campeones qué era lo
primero que iba a hacer, y yo les decía que iba a llorar y le iba a dar las
gracias a Dios por esa bendición que nos daría después ese día. Yo estaba muy
contento y sentía que era algo que iba a ser para nosotros.

¿Se podría decir que ese gol a Pasto en la final es la
mejor experiencia que ha tenido en su carrera?

Yo siempre recuerdo todo,
especialmente los momentos que uno sufre, porque esos son los que te hacen
levantar y seguir adelante.

Para usted, ¿cuáles fueron las razones por las cuales Santa
Fe quedó campeón después de tanto tiempo?

Dios siempre tiene algo para
cada equipo y ese momento fue el indicado para Santa Fe, Él sabía que era
necesario y nos dio esa gran victoria.

¿Qué recuerdos tiene de los hinchas de Santa Fe?

Muchos, sobre todo del
primer día que llegué a Santa Fe, que no daban nada por uno y no sabían quién
era uno y después convertirse en un ídolo. Para mí fue muy importante ese
reconocimiento y todos me trataron muy bien.

¿Sigue en contacto con gente de Bogotá?

Sí, casi todos los días
hablo con muchos y trato de brindarles apoyo porque ellos también me brindaron
mucho apoyo a mí.

¿Le gustaría volver a Santa Fe?

Seguro, uno siempre quiere
volver a la institución donde ha dejado una gran huella; se dejó la puerta
abierta, sé que las cosas se hicieron bien así que espero algún día poder
volver.

Después de lo que vivió en Santa Fe, ¿jugaría en
Millonarios?

Sí, también jugaría por
algo que tengo pendiente que es un tema sentimental, ya que mi papá era muy
hincha de Millonarios y me quería ver jugar ahí.

Sueños de Selección

¿Qué experiencia le dejó el
microciclo en el que estuvo con Pekerman?

Fue algo muy bonito que le
da alegría a uno para seguir trabajando y seguir mejorando porque seguramente
todo jugador colombiano quiere estar en la Selección, entonces es algo que a
uno lo motiva para seguir luchando en su club y ser llamado nuevamente. Espero
poderme recuperar  pronto y seguir
haciendo mi trabajo para tener la posibilidad de poder estar ahí.

¿Cómo ve a la Selección actualmente, esta vez sí irá Colombia
al Mundial?

Creo que esta vez estamos
muy cerca. El profe tiene una mentalidad de juego y una visión; sabe cómo hablarles
y cómo tratar a los jugadores y eso hace mucha diferencia.

Y hablando de diferencias, ¿cuáles son las más grandes que
ha visto entre el fútbol colombiano y el argentino?

El fútbol argentino tiene
una dinámica impresionante, además de que tiene mucha fricción y mucho roce,
pero creo que si uno trata de evaluar todo eso, a la larga, haciendo un buen
recorrido acá, seguramente en Europa te puede ir mucho mejor.

¿Qué es lo que más extraña de Colombia?

Se extraña todo,
principalmente las comidas y el calor de la gente, ya que allá es mucho más
pendiente mientras que aquí uno tiene que estar atento a todo.

¿Cuáles son tus
objetivos hoy en día?

Hacer
unas excelentes campañas acá, dar lo mejor, y, por qué no, quedar campeón para
después emigrar a otro fútbol de una mejor élite.