Marzo 10, 2015

La historia de cómo llegaron los goles de Rafael Santos Borré al Cali

Quizá el nombre Agustín Garizábalo no suene bastante para los aficionados del fútbol, pero de seguro jugadores como Fredy Montero, Luis Fernando Muriel, Michael Ortega, Felipe Pardo y Abel Aguilar, entre otros, sí están en la retina de muchos.

Pues bien, Garizábalo es el cazatalentos que tiene el Deportivo Cali en la Costa Atlántica, a quien desde 1999 le encargaron la labor de estudiar bien a los futuros futbolistas para luego acercarlos a la cantera ‘verdiblanca', labor que ha cumplido a cabalidad durante ese tiempo al descubrir a jugadores de gran calidad. A la lista de los anteriormente mencionados se suman Juan Guillermo Cuadrado, Gustavo Cuéllar, Armando Carrillo, Anthony Tapia y Ricardo Ciciliano.

Hablamos con el profesor Garizábalo sobre Rafael Santos Borré, el delantero revelación de ese semestre, quien en 232 minutos con el Cali, por Liga, ha marcado cinco goles, o sea un tanto cada 46 minutos, y dos anotaciones en Copa Águila ante Cortuluá.


Esta es la historia:


- ¿Cuándo supo de la existencia de Rafael Santos Borré?

Jugaba en el equipo Neogranadinos en Barranquilla, el papá de Abel Aguilar (Álvaro), y Federico Chams eran los encargados de ese club. Una vez me dijeron que les recomendara un técnico y yo les comenté sobre Henry Peralta. A los días de llegar Henry, me dijo: "mira profe, hay un pelaito muy bueno que es de Barranquilla pero que viene de Valledupar". Me comenzó a insistir y yo le decía que tranquilo que en cualquier momento yo lo veía.

Pasaron unos meses y finalmente fui a un partido, me parecieron muy interesantes los movimientos que él hacía y muy técnico, me recordó mucho a Armando Carrillo en su momento. A partir de ahí le dije al señor Federico Chams que me acompañara a mi casa para hacerle entrega de una camiseta del Deportivo Cali a ‘Rafa' y comenzamos a hacerle un seguimiento que duró más o menos dos años.


- ¿Es cierto que Henry Peralta le insistió durante seis meses? ¿Por qué se demoró tanto en aceptar la invitación de ir a ver a Borré?

Yo normalmente me apoyo en los amigos que trabajan en los clubes y ellos me referencian jugadores. Entonces yo le dije: "Henry, pero pa' eso te tengo yo ahí", le mamaba gallo, como decimos acá en la Costa. Yo sabía que seguramente era muy buen jugador, pero también sabía que apenas tenía 13 añitos y que en cualquier momento lo podía ver. Luego ‘Rafa' quedó dos veces amplio goleador de la liga de fútbol del Atlántico en su categoría. Desde ahí fue cuando empecé a verlo seguido, iba con más juicio a ver los partidos de ese club.


- ¿Cuánto tiempo le bastó para decir: "este pelaito tiene las condiciones"?

Cuando lo vi por primera vez me gustó porque tenía los movimientos y era fino para devolver el balón, se parecía un poco a Fredy Montero y a Carrillo en la parte técnica. Resulta que acá en Barranquilla, para una final del torneo en la categoría pre-juvenil del año 94, el profesor Carlos Julián Burbano, quien era mi jefe, vino a este torneo y ahí decidimos llevar al Deportivo Cali a Alexis Pérez, a Jean Carlo Moreno y a Juan Camilo Roa; entonces le pedí al profe que invitara también al pelaito Borré, que acababa de ser otra vez goleador de la liga, a estar 20 días en Cali y para que conociera bien cómo era el tema allá.

Cuando pasaron esos 20 días, me llamó Burbano y me dijo: "Agustín, el pelaito ha caído muy bien acá, a los técnicos les gusta y tenemos un grupito para ponerlo a jugar". Entonces hablamos con Aguilar y Chams y se quedó enseguida en el Deportivo Cali.


- ¿Había más equipos, como por ejemplo de la Costa Atlántica, detrás del jugador?

En ese momento no, por fortuna tuve la suerte de tener un técnico amigo ahí y que los de Neogranadinos también son amigos y yo permanentemente iba a visitarlos. Así que cuando se acercaban otros clubes, ya ellos informaban que tenían el compromiso de palabra conmigo.


- ¿Qué diferencias encuentra entre ese niño que llegó hace cinco años al Cali al joven de ahora? ¿Qué cualidades ha explotado o mejorado?

Yo lo veo más maduro y tranquilo, ‘Rafa' era muy ansioso al principio. Siempre fue una persona muy decente, asertiva y cariñosa; es una ventaja que siempre ha tenido. Es muy dado a conversar. Desde el punto de vista deportivo, todo lo que ha aprendido en el Cali, le enseñaron a proteger el balón y a ser más agresivo para la recuperación, eso de pronto no lo tenía. Me gusta cómo va porque se ve tranquilo y eso es muy importante.


- ¿Ha podido hablar en los últimos días con él? ¿Qué le aconseja?

Permanentemente, me llama él o yo lo llamo. Hemos hablado bastante, él se apoya mucho en lo que le pueda decir. Le aconsejo sobre algunos detallitos, que evite ciertos temas y que maneje ciertas cosas para que lleve bien su relación también con los medios.