Abril 1, 2015

El secreto de Fernando ‘Pecoso’ Castro para forjar goleadores en sus equipos

En este semestre de la Liga Águila, el Deportivo Cali cuenta con el máximo artillero: Harold Preciado con 10 anotaciones. Pero no es el único, ya que Rafael Santos Borré y Miguel Ángel Murillo, también del conjunto ‘azucarero', escoltan al tumaqueño con 6 y 5 tantos, respectivamente.

Esto no es nuevo para el ‘Pecoso' Castro en su carrera como técnico, ya que sus delanteros y volantes ofensivos, como Léider Preciado, Carlos Rodas, Hamilton Ricar, Juan Fernando Caicedo y Hernán Hechalar, en los últimos años han aparecido en el escalafón de los máximos goleadores del campeonato.

De los 26 tantos que tienen los ‘verdiblancos' en este campeonato, 19 han sido marcados por sus delanteros. Por tal razón, consultamos al ‘Pecoso' para que nos explicara cuál es su método de trabajo para poner a rendir a los atacantes.

- Ahí detrás hay algo más que el trabajo duro entre semana. ¿Cuál es su toque secreto para que los delanteros tengan una buena cuota goleadora?

Siempre me ha gustado que el delantero sea delantero. Hay técnicos que ponen a los delanteros a perseguir a los defensores y quedan supremamente lejos del arco. Desde que soy técnico, siempre me gustó el poder ofensivo y esos goleadores que he tenido los he acompañado de volantes que pisen el área, que sean desequilibrantes, y de laterales que vayan mucho al ataque. Si uno no tiene ese tipo de volantes, es imposible que el delantero pueda hacer gol solo. Mis delanteros persiguen a los rivales hasta tres cuartos de cancha cuando no tenemos la pelota y cuando la tenemos se tienen que mover supremamente bien en la parte ofensiva. Si miran muchos años atrás, se dan cuenta que mis equipos siempre tienen mucho gol.

- ¿Qué es lo que más les exige en el entrenamiento?

Una de las cosas que yo le pido al delantero cuando vaya a definir, es que sepa dónde está el arquero, porque a veces por pegarle violentamente dentro del área, erran los goles. Tienen que tener mucha frialdad. Alguien me dijo un día: "‘Pecoso', sus delanteros son muy fríos", y yo le dije: "sí, los son, pero definen muy bien". Se trabaja mucho en que el jugador levante la cabeza y sepa bien la ubicación del portero. Con el repetir y repetir, más la condición técnica del delantero y la buena pegada, siempre tendrá la opción de anotar.

- ¿Cómo le habla a sus delanteros para llenarlos de confianza?

Por ejemplo cuando Harold Preciado llegó al Deportivo Cali yo no lo conocía. Me dijeron que tenía 21 goles en la B con Jaguares. Aparte de no conocerlo, tampoco tenía un historial de su cuota goleadora, pero sí unas estadísticas recientes. Entonces yo lo puse inmediatamente en el equipo titular. Le di la bienvenida y le dije: "usted va a ser el titular". Con eso lo llené de confianza. Él vino y se encargó de demostrarme futbolísticamente que él estaba para el Deportivo Cali.

- Usted que tiene la oportunidad de verlos día a día en los entrenos, destaque las cualidades que tienen en particular Harold Preciado, Miguel Murillo y Santos Borré. ¿Por qué cada uno es único?

Miguel Murillo es un hombre de fuerza y potente para definir, tiene una buena pegada y lo aprovecha. Harold Preciado es un jugador que se mueve mucho más en el área, es habilidoso, rápido, encarador, también tiene buena pegada, maneja los dos perfiles y cabecea bien. Santos Borré es un tipo que se mueve muy bien en todo el frente de ataque, es muy rápido e inteligente para moverse a la espalda de los defensores, siempre cae al espacio vacío. Cuando tiene el balón es rápido y desequilibrante. Además mis delanteros son muy aplicados. Cuando empiezo a defenderme lo hago con ellos y le tapo la salida a los contrarios.

-¿Cómo trabaja con ellos, teniendo en cuenta que son muy jóvenes, para que no les carcoma el afán de protagonismo y que piensen también en lo colectivo?

Normalmente yo hago dos prácticas de fútbol en la semana y la última la dejo a plena libertad, para que el jugador no piense tanto en la parte táctica y se sienta más cómodo con sus movimientos. Es una exigencia al 100 % en la que cada uno muestra sus condiciones. Al día después hacemos fútbol durante 35 minutos y paro el equipo ya como debemos jugar, entonces ahí es donde el equipo se está moviendo con referencia a cómo juega el rival. Cuando no tenemos la pelota van de una forma y cuando la tenemos van de otra. Ahí creo yo que radica mucho la posibilidad de que ellos tengan esa cuota goleadora.

- Santos Borré, a pesar de tener 19 años, ya fue convocado a la selección de mayores. ¿Este tridente ofensivo está listo para asumir esos grandes retos?

Son jugadores que tienen una excelente condición técnica y están entrando a la madurez futbolística, yo diría que Preciado y Borré más porque Murillo es un jugador muy maduro, por lo que se ubican mejor en la cancha y analizan mejor al rival. Para ellos se vuelve todo más fácil y práctico.

- En tantos años de carrera como técnico, ¿cuál ha sido el delantero más completo al cual usted ha dirigido?

Si tengo que hablar de un jugador completo, sería de Léider Preciado. Él era un jugador de área, un excelente definidor, no era muy rápido pero en el último cuarto de cancha era encarador, tenía un pique corto con el que desequilibraba al rival. Aunque no cabeceaba muy bien, de vez en cuando hacía sus goles de cabeza. Son virtudes que tuvo él, eso no se aprende sino que se nace con ellas. Cuando uno tiene esa clase de jugadores, lo único que se le pide es que se prepare bien físicamente porque tienen toda la condición técnica.

- ¿Cuál es el delantero que siempre quiso dirigir?

Una lástima no haber dirigido a Ronaldo. Él todo lo hacía tan fácil que uno quedaba pasmado. ¿Cómo hace un jugador para entrar tan fácil en el área? Yo decía: "¡Pero qué pasa con estos defensores!" Un jugador con este talento y las virtudes que tiene, lo hace ver todo muy sencillo.