Abril 11, 2015

Huila salvó un punto frente a Águilas Doradas: 3-3 en un partidazo

Al finalizar los 93 minutos que se disputaron en el Plazas Alcid todos, jugadores, espectadores y periodistas pedían agua. No se trataba sólo del horno que puede llegar a ser Neiva en un partido que empezó a las 3:30 de la tarde, se trataba, sobre todo, de que nadie tenía aliento tras esa fiesta de fútbol que se había vivido.

Fue un mano a mano que bien podría ser narrado como una pelea de boxeo: el primer gancho de izquierda llegó gracias a Pedro Chávez, que abrió el marcador al 23 entrando al área por ese costado y rematando una bola cruzada que no pudo detener Osvaldo Cabral.

Pero Águilas estaba ahí por la bolsa (los puntos) e inmediatamente puso contra las cuerdas al Huila con un recto temible de Fabián Viáfara, y empezando el segundo tiempo dejó a los de Santa al borde del KO gracias a los temibles golpes de Carlos Arboleda y Mauricio Mina.

Sin embargo, al mejor estilo del fajador al que todos dan por perdido, Huila tomó aire, recibió los golpes con dignidad y mostró un amor propio digno de un conjunto que ha tenido un maravilloso semestre a pesar de la reconstrucción que ha tenido que sufrir.

En el fútbol, como en el boxeo, todo se acaba cuando el cronómetro lo dice, no cuando uno de los rivales quiera, y el Huila logró dos goles en dos minutos gracias a la furia de sus jugadores y a la buena definición de Arrechea que al 88 y el 89 puso el 3-3 e incluso fue a por más hasta que el reloj le dijo no más.

Fue una batalla digna que le dio un punto a cada uno, pero que dejó mejor parado al local. No sólo por lo anímico, al rescatar un partido que estaba prácticamente perdido, sino porque sigue entre los ocho primeros de la tabla mientras Águilas, a pesar del desgaste y de los tres goles en una dura plaza como Neiva, aún sueña con ese lugar que hoy tienen los 'opitas'.

Ficha técnica:

Temas relacionados: