Diciembre 4, 2015

Fiscalía colombiana investigará a Luis Bedoya por lavado de activos

"Abrimos una investigación sobre un presunto lavado de activos, esa indagación se está llevando en la Dirección Antinarcóticos y en esa unidad se realizó un estudio financiero de las actividades del señor Luis Bedoya", manifestó a periodistas el vicefiscal General de la Nación, Jorge Fernando Perdomo. 

El funcionario dijo además que tras hacer un análisis financiero de Bedoya se encontró que hubo flujos de capital en diferentes cuentas del exterior.

Perdomo explicó que la colaboración de Bedoya en Estados Unidos es de gran interés para la Fiscalía por lo que, "gracias a las excelentes relaciones con la justicia de ese país, se podrían abrir nuevas líneas de investigación contra otras personas vinculadas al negocio del fútbol", agregó.

Sin embargo, precisó que las autoridades colombianas no investigarán los mismos hechos de los que se ocupa la justicia de EE.UU. porque se estaría violando el principio de 'non bis in ídem', según el cual nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos hechos y con el mismo sistema normativo, en este caso, los códigos penales.

La Fiscalía investiga también la procedencia de los bienes del exdirigente deportivo para determinar la legalidad de los mismos.

"En el proceso judicial se determinará si esos bienes son producto de un delito cometido en Colombia, pues de ser así, puede ser objeto de extinción de dominio", afirmó Perdomo.

El pasado 12 de noviembre Bedoya aceptó ante una fiscal general de Estados Unidos, cargos por fraude en transferencia bancaria y conspiración de soborno.

Bedoya, que el 4 de noviembre viajó a Nueva York para tratar de solucionar su vinculación en el escándalo de la FIFA, presentó su renuncia a la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol el 9 de noviembre.

El ahora llamado "FIFAgate" comenzó el 27 de mayo cuando Estados Unidos divulgó el escándalo por sobornos, lavado de activos y fraude electrónico en el máximo organismo del fútbol mundial, dirigido por Joseph Blatter, y quien está suspendido del cargo desde el pasado 8 de octubre.

El escándalo involucra a un sinnúmero de directivos y empleados de la FIFA, así como presidentes de federaciones de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) y de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf).