Noviembre 18, 2016

“Muchas veces hasta dejaba de comer por jugar”, confesó Miguel Ángel Borja

Todo el mundo tiene que ver con el gran año y la figuración de Miguel Borja, figura de Nacional de cara al remate de la Copa Suramericana y también con miras a la participación en el Mundial de Clubes.


Por eso, el portal web de la Fifa le dedicó este viernes un amplio espacio al futbolista colombiano. Y Borja dejó conocer algunos aspectos de su niñez, formación y esa locura por el balón.

“En el colegio, todos los días me ponía el uniforme de educación física porque era una sudadera y podía jugar. No me gustaba el otro uniforme porque los zapatos no eran aptos para pegarle a la pelota”, indicó Borja en primera instancia.


“Desde pequeño me gustaba el balón, me visualizaba convirtiendo goles en los grandes estadios y siempre les manifesté a mis padres que los iba a sacar adelante para arreglar la casa y tenerlos bien. Es por ellos que sigo luchando”, agregó el jugador de moda del balompié de nuestro país.

El cordobés, de 1.93 metros de estatura, también reveló las razones por las que afloro esa condición de goleador, que lo tiene en boca de propios y extraños. 

“Uno nace con el don y día a día trabaja para mejorar, pero cuando uno se aferra a Dios las cosas salen bien. Cada vez que salto a un terreno de juego lo hago con fe”, agregó.

La Fifa indicó que Miguel Borja tiene otro “desafío en el horizonte’ con los ‘verdolagas’: el Mundial de Clubes, que se jugará del 8 al 18 de diciembre próximo, en Japón.