Agosto 25, 2011

Así se armó el América

El 2011 ha sido turbulento para el América de Cali: el acoso del descenso, la crisis económica y administrativa, el final del proyecto del Nuevo América... por eso para este segundo semestre, y después de recibir otra vez el respaldo de las autoridades departamentales y locales, que le garanizaron la posibilidad de actuar en este semestre, el club se la juega toda para llegar al menos hasta semifinales, enamorar a su hinchada de nuevo y asegurarse unas taquillas que le salven la vida.

América comenzará el torneo con una buena noticia: Jairo Clopatofski, director de Coldeportes, confirmó que el gobierno nacional realiza acercamientos con las autoridades de Estados Unidos para que el club salga de la 'Lista Clinton', lo que sería el primer paso para la recosntrucción financiera de la institución.

Los que llegan: Hernando Patiño (volante, Itagüí), Jersson González (lateral o volante, Bugaramanga), Alex del Castillo (volante, estaba sin equipo), Rubén Darío Bustos (lateral, Inter de Porto Alegre), Paulo César Arango (volante, Junior), Sergio Angulo (delantero, Sport Huancayo de Perú), Julián Viáfara (arquero, Vitoria de Brasil).

Los que salen: Duván Zapata, Avilés Hurtado, William Zapata, Leandro Castellanos, Fabián Morales, Ever Zárate, Edwin del Castillo, Iván Vargas, Juan Carlos Mosquera, Ronaille Calheira, Camilo Ayala, Mario Llanos, Luis Carabalí.

Posible titular: Julián Viáfara; Rubén Darío Bustos, John Lozano, Pablo Melo, Andrés Cadavid; Hernando Patiño, Jaime Córdoba, Paulo César Arango, Jorge Artigas; Diego Vergara y Mario Sergio Angulo. DT: Álvaro Aponte.

El técnico: Alvaro Aponte vuelve a estar al frente de un grupo que mezcla exceso de juventud e inexperiencia con varios años de más y largo kilometraje. Lo hecho hasta ahora por Aponte con tan poco (y sobre todo con tantos problemas administrativos detrás) es notable y es claro que otra vez quiere estar en la pelea. Ya ha sumado lo suficiente para lograrlo.

La figura: Jorge Artigas es el cerebro del equipo. El veterano argentino, ya campeón con el Tolima, es el dueño de los hilos de un equipo en el que puede explotar la juventud y el hambre de sus compañeros. A los 35 años tiene mucho para enseñarle  un equipo que necesita de su experiencia.