Noviembre 3, 2011

¡Millonarios ganó en la casa de Nacional después de 15 años!

Millonarios amargó el cumpleaños 336 de Medellín. Le ganó 0-2 al campeón de la Liga y, la verdad, tuvo tintes de baile. Cuando estuvieron emparejados en número de hombres y cuando Ímer Machado expulsó dos hombres para los locales.

Fue un triunfo azul como no se veía desde 1996. Ese año, venció en el cuadrangular final de la mano de Ricardo Lunari y quedó subcampeón. Eran otros tiempos para el azul; días en los que peleaba finales, algo que no se veía desde esa época y que sólo ahora vuelve a presentarse. El cuadro ‘embajador', recién coronado en la Copa, busca un cupo a las semifinales, y vaya si dio un paso importante hacia ese objetivo. Con 18 puntos, parcialmente está en los ocho primeros.

Superó el azul, incluso, al verdolaga en la tabla de posiciones. Nacional volvió a fallar como local y se estancó con 17 unidades. Presente complicado para un elenco de Santiago Escobar que no vive sus mejores días. Le restan cinco fechas para revalidar el título del primer semestre.

El camino para Millonarios es más fácil hasta en eso. En lo que resta de la fase ‘todos contra todos' no saldrá de Bogotá. Debe hacer mínimo nueve puntos.

Ímer Machado, la figura del primer tiempo

En un partido que merece la mejor representación arbitral, el juez casanareño se vistió de figurín para robar cámara. Ojo a la tanda de errores: dejó de expulsar muy rápido a Mayer Candelo y Daniel Torres, se embolató en una jugada en el área azul que primero pitó como penalti y luego corrigió por fuera de lugar y, para rematar, no vio una pena máxima inmensa por mano de John Valencia.

La actuación del referí centró la atención, infortunadamente, en un muy buen primer tiempo para Millonarios y, por ende, terrible para Nacional. Richard Páez salió al Atanasio con cinco volantes y claras intenciones de robarle el balón al local. Y le salió muy bien el plan. Candelo armó la fiesta con Mosquera, Tancredi, Robayo y Ortiz.

Nacional, que de entrada quiso tragarse el arco de Nelson Ramos, cayó en la trampa. Le entregó la posesión a un rival motivado. Para completar, Dorlan Pabón no empezó enchufado y Avilés Hurtado, en su agilidad, fue el único en inquietar. A Santiago Escobar, valga decirlo, no le han salido las cosas a placer como local. Una vez más sufrió por la falta de claridad. Necesita un 10 con urgencia.

Y eso lo aprovechó Millonarios, al marcar el 0-1 muy rápido, a los 9 minutos, en los pies de Luis Mosquera. El de Leticia no desperdició una acción individual llena de pulmón de Edison Toloza, el único punta azul.

En ese panorama, Nacional alcanzó a tener una opción clarísima, que desperdició increíblemente Dorlan Pabón.

Ya rumbo al camerino para el descanso, Millonarios se adueñó del balón. Jugó en tres cuartos de cancha, muy lejos de Nelson Ramos. Fue, por momentos, un baile a primera intención que padeció Nacional.

Estocada para acabar la racha

Con más hombres en vocación ofensiva, Nacional salió decidido a conseguir el empate. Por poco lo hace, pero esta vez fue Nelson Ramos el que evitó que Dorlan y Román Torres celebraran.

Evidentemente, Santiago Escobar les llamó la atención a sus dirigidos. Les envió al campo, para aportarles ideas, a Jonathan Álvarez, el 10 zurdo que todavía no cuaja en Medellín.

El ingreso del exDeportivo Cali pareció darle alas a Nacional, escuadra que vivió sus mejores minutos, pero la defensa bogotana se comportó muy seria. Cichero y Franco estuvieron impecables por arriba.

No contaban los verdolagas con la expulsión por doble amarilla de Daniel Torres, pues en ese minuto, el 72', se acabó el partido. Millonarios fue más que nunca amo y señor del encuentro. Se paró en tres cuartos de cancha, tocó de primera y provocó una nueva roja, a Stephen Barrientos. Botó goles, Juan Esteban Ortiz tuvo un palazo y el incansable Toloza, antes de irse sustituido, causó un penalti y marcó el 0-2 (85').

El final del encuentro se resume en que hubo un solo equipo, de inflada camiseta azul, tintes dorados y dispuesto a seguir quebrando la historia: el Millonarios de Richard Páez. Mientras, los hinchas locales siguen con un mal sabor de boca; algo le pasó al campeón del primer semestre y nadie sabe qué es.

Reviva aquí las estadísticas y la ficha técnica del partido.

Temas relacionados: