Noviembre 6, 2011

Cúcuta sufrió pero sacó un resultado importante frente al Huila

Pareciera que el momento del Cúcuta no podía ser peor: crisis institucional, deportiva e, inexplicablemente, no se dio la trasmisión de televisión cerrada del último partido de la fecha 14 entre motilones y opitas. La programadora se justificó diciendo que no era rentable cubrir el encuentro ya que era muy costoso el traslado del equipo técnico... en fin. El rojinegro se sobrepuso a todo y logró una buena y sufrida victoria 1-0 sobre el Atlético Huila.

En materia futbolística el cotejo inició con las necesidades de ambas escuadras por conseguir la victoria que los acercara más a la clasificación al cuadrangular. El Cúcuta empujó desde los primeros minutos y casi consigue irse adelante en el marcador con un remate a puerta de Juan Bazán.

Pero fue avanzando el tiempo y los oncenos no encontraron el camino, ya que defensivamente estuvieron muy ordenados y, además, en el medio campo no se gestaban buenas jugadas ofensivas.

Casi montados los 26' del partido, Ormedis Madera dio el primer campanazo para sentenciar la ventaja a favor de los visitantes pero sin suerte. A esta altura los dirigidos por Jaime de la Pava no se encontraban, su juego estaba muy partido en el medio campo y no tenía claridad en arco contrario.

Huila se montó en el partido y fue tejiendo llegadas importantes al área rojinegra, pero encontró a un Williams Buenaños bien parado. Los huilenses parecían los locales porque lograron meter en su terreno al Cúcuta, pero ahí llegó Bazán, al minuto 34, con un remate de media distancia y superó inobjetablemente al guardameta Luis Estacio.

Una vez más la frase fue sentencia: "¡el que no los hace, los ve hacer!", y así el Huila se fue al descanso con un marcador de otro partido.

El segundo tiempo no fue diferente, los opitas salieron más incisivos y osados en conseguir la paridad. Pero parecía que la cabaña defendida por Buenaños estuviera rezada ya que ninguna intención de gol de los visitantes fue concretada, e indiscutiblemente sacó como figura del partido al arquero motilón.

Cúcuta terminó el partido apretando y contando los minutos. Huila demostró que es un equipo complicado, pero sin concretar su buena presentación con resultados y el final feliz fue para los motilones. El equipo-crisis del campeonato no solo se llevó la alegría de los tres puntos que lo alejan momentáneamente del descenso gracias al empate del América de Cali, sino que la plata de la taquilla la tomaron los jugadores como aporte a los salarios que les deben: bolsillo lleno corazón contento.

En la próxima fecha, que se disputará el próximo fin de semana, Cúcuta recibe al Itagüí mientras que el Once Caldas visitará al Huila.

Temas relacionados: