Diciembre 19, 2011

Lo de Atlético Junior son las remontadas: 3-2 sobre Once Caldas. ¿Alcanzará?

Nadie puede decir que este Atlético Junior no sabe sufrir y salir adelante cuando todo parece oscuro. En cuartos de final igualó un 0-2 a favor de Chicó, en semifinales superó en casa un 3-0 en contra en Bogotá y en este primer partido de la final fue capaz de remontar un 0-2 que tenía al Once Caldas con media estrella cuando finalizaba el primer tiempo de la final de la Liga Postobón II.

Pero tampoco se puede decir que Once Caldas, a pesar de su derrota y de dejar ir una victoria que parecía cantada, sea un equipo sin oficio. Por el contrario, cuando la noche se le venía encima y ya perdía 3-2, se quedó con un hombre menos y, a pesar de eso y del impulso del Junior, aguantó el resultado para que Junior se quedara con una victoria por apenas un gol.

¿El vaso está medio lleno o está medio vacío? Esa es la gran pregunta de cara a los últimos 90 minutos de esta final, pues si bien la victoria fue heroica para el Junior, la ventaja no es contundente y tendrá que cuidarse mucho en Manizales frente a un equipo que en casa ha sido realmente fuerte.

El partido

Junior salió a comérselo vivo, pero Once Caldas se paró bien, aguantó, manejó su defensa con propiedad, y el local sólo vino a tener una opción clara al minuto 14 con una gambeta de Vladimir Hernández en el área que terminó en remate y atajada de Neco Martínez.

Sin embargo, el que pegó primero fue el visitante. Al 19 un tiro libre de frente al arco del Peto Rodríguez terminó en un buen gol del paraguayo Jorge Núñez, que silenció un estadio pintado de rojo y blanco.

Junior, algo golpeado, tomó impulso y se fue encima con esa furia que lo llevó a aplastar a Millonarios cuando muchos lo daban por muerto. Ahí llegó la polémica, pues al minuto 31 Luis Carlos Ruiz fue derribado en el área pero el árbitro Imer Machado no sancionó un penal evidente.

Además, al 39 el mismo Núñez aprovechó que Junior estaba entregado a atacar y tras un contragolpe brutal puso el 0-2. No se había acabado el primer tiempo y el tiburón parecía muerto, pero justo en el último minuto cambiaron las cosas, pues una mano en el área terminó en un penal muy bien cobrado por Carlos Bacca para el 1-2.

La remontada

Pompilio Páez quiso darle más cuerpo a su ofensiva y para el segundo tiempo puso a Pepe Moreno en lugar de Harrison Henao, pero las cosas no le salieron como pensaba: Once Caldas perdió peso en el medio campo y 'Cheché' Hernández aprovechó para ingresar a Víctor Cortés y explotar esos espacios.

Con ese par de movimientos todo cambio, y al 54 Vladimir Hernández puso el 2-2 tras un error en marca de la visita que aprovechó muy bien Bacca. Dos minutos después Ruiz fue derribado otra vez en el área y Machado sancionó otro penal que otra vez convirtió el goleador para el 3-2, y el Once la vio negra, tanto así que inmediatamente Pepe Moreno salió del campo por Fula para volver a reorganizar su zona de contención.

De no ser por Neco el resultado habría aumentado en esos minutos, pero curiosamente vino una noticia peor para la visita de la que terminó rearmándose: al 58 Alex Mejía fue expulsado.

Junior, con un hombre más, fue a matar a su rival que, en desventaja, se reorganizó y volvió a ser la máquina defensiva de la primera parte que dejó las cosas así.

Fue 3-2, una remontada notable pero un resultado corto para el Junior que, sin embargo, ganó y tiene la estrella en sus manos. El problema es que ahora debe definir el título frente a un fantasma que ya le ha ganado dos.

Acá están las estadísticas del partido.