Diciembre 21, 2011

Sergio Agüero sostiene al City en la cima a punta de goles

El pequeño Sergio Agüero construye a pasos agigantados su historia en el fútbol inglés. Ya es la máxima figura del Manchester City, líder indiscutido del torneo británico.

Este miércoles, los de Roberto Mancini afianzaron su posición con un 3-0 sobre el Stoke City. La victoria frente al octavo equipo de la tabla, que completó el inglés Adam Johnson con otro tanto, permite a los "citizens" continuar primeros de la Premier League, dos puntos por delante de sus vecinos del Manchester United, que golearon al Fulham.

Los de Roberto Mancini no dejaron traslucir la presión que supone tener tan cerca en la tabla a los "diablos rojos" y saltaron al campo dispuestos a cumplir con el estilo de juego que dicta el técnico italiano.

Los "citizens" se hicieron dueños del balón desde el primer minuto para acercarse al área rival sin impaciencia, a base de largas triangulaciones.

A pesar de la falta de profundidad y de goles, el encuentro era un monólogo de los locales, ante un Stoke que parecía resignado a luchar por el empate ante un conjunto que ha demostrado su autoridad en la Premier League desde el principio de la temporada.

No fue hasta la media hora de juego cuando el "Kun" logró que el marcador reflejara el dominio de los locales sobre el césped. El español David Silva se escurrió entre los defensas del Stoke para dejarle el balón al marfileño Touré Yaya, que forzó al portero del Stoke a despejar con una mano un centro envenenado.

Agüero, ubicado en el lugar preciso del área pequeña, solo tuvo que empujar el esférico al fondo de la red para sumar el decimotercer gol en su cuenta personal desde que llegó al City este verano.

Antes de concluir el primer tiempo, un error de la defensa del Stoke dejó el balón a los pies del inglés Adam Johnson, quien, al borde del área, no dudó en colocar un potente disparo al borde del palo izquierdo que Sorensen no pudo alcanzar.

Con la tranquilidad asentada en el césped el Etihad, Agüero selló el tercero a los diez minutos del segundo tiempo, cuando el francés Samir Nasri cruzó un balón raso, horizontal, por el interior del área del Stoke y habilitó al internacional argentino, de quien se habían olvidado los defensas, para rematar a placer.

El escolta, Manchester United, demostró su buen momento ante el Fulham londinense, que salió goleado de su estadio (0-5) ante la efectividad de un equipo que ya había solucionado el partido en los primeros minutos.

El portugués Luis Nani firmó el segundo gol de la tarde y dio el último pase tanto al inglés Danny Welbeck, en el minuto 5, como al galés Ryan Giggs, que firmó el tercero al filo del descanso.

El también inglés Wayne Rooney y el búlgaro Dimitar Berbatov marcaron por su parte los dos últimos tantos cuando casi se cumplía el minuto noventa.

En Wigan, el equipo del colombiano Hugo Rodallega recibía a un Liverpool en un choque en el que el centro de atención estaba situado en el delantero uruguayo Luis Suárez, declarado culpable de proferir insultos racistas contra el franco-senegalés Patrice Evra por parte de la Federación inglesa de fútbol (FA).

Los compañeros de Suárez saltaron al césped, durante el calentamiento, con camisetas de apoyo al uruguayo, sancionado con una multa de ocho partidos y 40.000 libras (48.000 euros).

A pesar de que los "reds" dispusieron de ocasiones suficientes para sobreponerse al Wigan, antepenúltimo en la tabla, no hallaron la concentración suficiente para aprovecharlas y llegaron a fallar un penalti poco antes del final del encuentro que terminó con el 0-0 inicial.

Quienes sí encontraron la tranquilidad necesaria para superar su compromiso de la decimoséptima jornada fueron los "gunners" del francés Arsène Wenger, que hicieron valer los goles del holandés Robin Van Persie y del israelí Yossi Benayoun para imponerse al Aston Villa por 1-2 y continuar con su racha de resultados positivos.

El Newcastle, en cambio, parece haber perdido el buen momento de forma del que hizo gala a principios de temporada y, tras perder de nuevo, en esta ocasión contra el West Bromwich (2-3), observa desde el séptimo puesto de la tabla cómo se alejan las posiciones europeas, donde estaba acomodado hace apenas un mes.