Febrero 21, 2012

Wilmar Roldán denuncia persecución en el arbitraje colombiano

Una vez más el arbitraje colombiano queda en el ojo del huracán. Wilmar Roldán, silbato internacional y considerado el sucesor de Óscar Julián Ruiz en las canchas del mundo, confesó a través de Todelar que se retiró del Colegio de Árbitros de Antioquia (Arbiantioquia) "por decisiones arbitrarias en contra de seis compañeros del fútbol profesional colombiano, cuatro de la A y dos de la B".

Algunos de los árbitros retirados por la entidad fueron Diego Escalante, Gustavo González, Juan David Monsalve y Robinson Monsalve, con quienes Roldán se solidarizó. "Por respeto a la dignidad de las personas decidí que iba a dar un paso al costado de Arbiantioquia, porque no hay ningún argumento de peso para haberlos sacado. Los retiraron en una demostración de exceso de autoridad", manifestó Roldán.

"Yo les pedí a los directivos de Arbiantioquia que me dieran la razón por la que estaban desafectando a los árbitros profesionales y dijeron que simplemente eran decisiones administrativas. Pero, cómo así que decisiones administrativas cuando esos muchachos cumplían con los entrenamientos, con las charlas y dejaban en alto el nombre del arbitraje antioqueño", afirmó el ahora miembro de la Academia de Árbitros de Antioquia.

El silbato agregó que tras no conocer las razones verdaderas por las cuáles retiraron a esos árbitros, prefirió irse él también de Arbiantioquia ya que "en cualquier momento me iban a sacar como a un perro. Yo le he dado 20 años de arbitraje a Antioquia y en cualquier momento llega una persona que nunca hizo nada en el arbitraje y entonces ya quiere manipular a la gente, eso no me parece".

Para Roldán, la causa de la exclusión de sus compañeros se debe "a una persecución directa" que tendría que ver por su amistad con el exárbitro Óscar Julián Ruiz.

El antioqueño también denunció que tras su retiro de Arbiantioquia ha escuchado que un grupo, que estaría liderado por Álvaro González Alzate, habría dicho que si llega al poder de la Comisión Arbitral de la Federación Colombiana de Fútbol va a hacer todo lo posible para que Roldán no vaya al campeonato del mundo.

"Yo no me dejo amedrentar por eso y no sé por qué lo están diciendo. Ni que fueran Joseph Blatter (Presidente de la FIFA) o Massimo Busacca (Jefe del Departamento arbitral de la FIFA) que son los que van a estar al frente de ese proyecto", enfatizó Roldán.

"Hoy por hoy me estoy ganando un nombre a nivel suramericano y a nivel mundial y después del 15 de marzo saldrá la lista de los 10 preseleccionados para la Copa del Mundo. Hay que esperar también si después de la reunión del Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol estas personas llegan a mandar en el arbitraje colombiano y qué va a pasar con Wilmar Roldán".

"Lo único fijo ahora es que tenemos una persona al frente que es el señor Luis Bedoya, que nos ha apoyado en los últimos años. Con él se ha visto el progreso del arbitraje colombiano. Hay una comisión técnica seria y unos árbitros que día a día están progresando", adujo el internacional de 32 años.

"En Suramerica se han dado cuenta de que el arbitraje colombiano va por buen camino, entonces no veo por qué haya que cambiarlo y más por gente que vaya a llegar con sed de venganza. Luis Bedoya nos ha sabido llevar por buen camino, hay que apoyar esa decisión y los conceptos que él está manejando por el bien del arbitraje colombiano", concluyó sobre ese tema Roldán.

Preguntado sobre la diferencia de pitar por fuera del país y la presión de hacerlo en Colombia, Roldán manifestó que aunque se siente tranquilo de dirigir en Colombia, "acá es un poco complicado porque hay mucho simulador, mucha protesta, mucha pérdida de tiempo. Además de mucha acusación y señalamiento a los árbitros".

"Cuando a un equipo le empatan o le ganan un partido nunca dicen que fue culpa de un jugador que botó tres goles o que el arquero tuvo un error; siempre el culpable es el árbitro. A nivel suramericano es otra cosa, ya que los jugadores se dedican exclusivamente a jugar al fútbol y no a quemar tiempo. Son pendientes del balón y de la estrategia, y por eso se facilita dirigir", manifestó.

Roldán concluyó su charla con Todelar diciendo que le preocupa "el desconocimiento de las normas de juego en Colombia por parte de algunos de los protagonistas de los partidos, como lo son los jugadores y los cuerpos técnicos" y pidió mayor capacitación para ellos.