Febrero 25, 2012

Once Caldas 0-0 Nelson Ramos... En Millonarios sí hay quién las tape

¿Qué culpa tiene Pompilio Páez de que Mario González no marque desde el punto penal? ¿Qué hace el técnico del Once Caldas si su equipo genera nueve opciones de gol en las que sus atacantes no pudieron superar al arquero de Millonarios? ¿Cómo recriminar al DT cuando al frente está Nelson Ramos para impedir una victoria que bien pudo ser blanca?

Porque lo del golero de Millos en Palogrande fue magnífico: penal atajado a Mario González, reflejos en tres mano a manos, distancia para frenar la media distancia blanca... sí, no fue el mejor partido de este cuestionado Once Caldas que aún no gana en la Liga Postobón 2012, pero si no lo hizo frente a los azules fue sólo por Ramos.

Lo irónico del asunto, es que el manejo de la pelota fue de la visita, que fue amo y señor de ella en el primer tiempo (en el que le dio un recital de toque al equipo de Pompilio) y que aunque la figura del partido fue Ramos, por momentos pareció que Millonarios fue mejor.

Eso nos lleva a hablar del otro Páez, del también cuestionado Richard: el mejor partido de su equipo en el 2012 dejó como figura a su arquero... ¿cómo leer eso?

Porque el equipo de Páez también pudo ganar. Tuvo la victoria en los remates de Mosquera que atajó muy bien JJ Rincón (tercer arquero blanco, titular esta vez gracias a las suspenciones de Martínez y Henao), en esa pelota que Humberto Osorio pateó por encima del arco cuando estaba solo frente al mismo, en laopción que Urbano no quiso meter por demorarse un segundo en sacar el remate.

Millos tuvo todo para ganar en el primer tiempo, especialmente entre el minuto 32 y el 43 cuando acosó a un Once Caldas que se fue a los camerinos chiflado porque era muchísimo menos que su rival, al que curiosamente ya le había metido miedo en el cuerpo.

Pero si el protagonismo de Ramos había sido discreto en la primera parte por el buen manejo de pelota y la superioridad azul, en la segunda se robó el show. Porque si bien la visita mantuvo su idea de control y juego ofensivo, los cambios de Pompilio convirtieron al caótico Once Caldas en una avalancha ofensiva que desnudó, una vez más, los serior problemas de orden defensivo del equipo de Richard: Millos no supo cómo detener a los albos y le dejó todo al talento de su arquero.

Afortunadamente para los intereses embajadores, el equipo tiene arquero. Lo malo es que cuando el arquero es tu gran figura, por tanto, implica que algo no estás haciendo bien.

Millonarios llegó a 6 puntos y Once Caldas a 3. El primero sólo ha ganado un partido y el segundo aún no sabe qué es eso. Los dos protagonizaron un partido emotivo, sin duda, pero aún no despegan, lo que no es nada bueno cuando ya te acercas a la sexta fecha.

Todas las estadísticas del encuentro están en este enlace.