Marzo 10, 2012

Santa Fe sigue sufriendo de ‘empatitis’

En el estadio Nemesio Camacho del Campin se citaron en la noche del sábado dos equipos con realidades distintas. Por un lado estaba Santa Fe, con el afán de sumar victoria y empezar a escalar posiciones en la Liga Postobón, y por otro lado Envigado que venía en ascenso con dos triunfos en línea.

En los primeros 30 minutos, Santa Fe se mostró lento, desorganizado y no creó opciones claras de gol, ante unos ‘naranjas' que aguantaron en su propio terreno.
Solo hasta el 34 los dirigidos por Wilson Gutiérrez parecieron acordarse de que sobre ellos recaía la responsabilidad de la victoria y pisaron los predios del arco defendido por Víctor Hugo Soto.

En dos jugadas casi que calcadas y con Ómar Pérez como finalizador de las mismas, los cardenales estuvieron a punto de tomar ventaja en el resultado. Los centros aéreos desde el costado derecho no contaron con la puntería del volante argentino, que en primera instancia falló el remate con pierna izquierda a quemarropa ante Soto y unos segundos después estrellaría el balón contra el palo de golpe de cabeza.

Santa Fe calentaba la anotación pero carecía de la efectividad para poner a celebrar a sus hinchas. Envigado, en cambio, necesitó de una sola aproximación sobre terrenos contrarios para desequilibrar la balanza.

El hábil delantero John Córdoba se desprendió en ataque al minuto 45 y fue derribado en el área santafereña por Juan David Roa. El árbitro, sin dudar un solo instante, decretó la pena máxima para que el veterano Néider Morantes se hiciera cargo de la ejecución y con toque sutil al centro del arco decretara el 0-1 con el que se fue su equipo al descanso.

La etapa complementaria fue mucho más interesante ya que el gol le había dio la esperanza a los ‘naranjas' de llevarse de la capital los tres puntos. Santa Fe, con el agua hasta el cuello y el afán por remontar el marcador, adelantó sus líneas y empezó a llevar mayor peligro con Jonathan Copete.

Sin embargo, los minutos pasaban y Santa Fe no lograba la igualdad. Aunque los rojos eran los que tenían en balón, se les dificultaba crear opciones claras.

Y si en el primer tiempo una falta en el área había desequilibrado el juego, en la segunda mitad se repetiría le historia, esta vez en beneficio de Santa Fe.

El defensor Germán Centurión buscó el área visitante en una jugada de pelota quieta y fue cargado por uno de los hombres que vistieron de blanco en la noche del sábado para que el árbitro central sancionara la segunda pena máxima del partido.

Ómar Pérez, con fuerza arriba ejecutó y Santa Fe alcanzó la paridad que le daba un poco de respiro, pero no la tranquilidad total.

Sumar tres puntos era la tarea de los ‘leones' que, a pesar del desorden defensivo que mostró su rival, nuevamente fracasaron en su intento. Eso sí, no sin antes ilusionarse con la victoria en la última jugada del partido en la que Diego Cabrera ejecutó un tiro libre al borde del área que contuvo con gran volada el arquero Soto.

Temas relacionados: