Marzo 24, 2012

¡Boyacá es tierra de Patriotas! 1-0 derrotó a Chicó

En un futuro, si a Eduardo Pimentel no le da por llevarse a Chicó a otra parte y si Patriotas logra mantener la categoría, la historia recordará este 24 de marzo como el día del primer clásico boyacense, un término que para esa época ojalá tenga más peso que ahora, y los libros contarán que Boyacá, el departamento que los ajedrezados llevan por nombre y los rojos por apellido, fue territorio patriota en esa primera ocasión.

Porque sí, los de Miguel Augusto Prince se llevaron el primer duelo tunjano en la A (vale recordar que ya se habían enfrentado en Copa Postobón nueve veces), gracias a un rebote de penal bien aprovechado por Luis Omar Valencia pero, sobre todo, gracias a un segundo tiempo en el que se tuvieron confianza y fueron más que el cuadro de Alberto Gamero.

La primera parte, en cambio, no fue buena. Chicó trató de proponer y se vio mejor, pero le faltó pegada y profundidad. José Correa fue el hombre en punta y, si bien tuvo una clara al minuto 23, poco pudo hacer frente a la fuerte defensa de Patriotas que, a pesar de obligar a los ajedrezados a recurrir a la media distancia buscando fortuna para poder asustar al arquero Alvaro Solís, nunca pasó al ataque con peligro.

El ingreso de Luis Omar Valencia por el lesionado Harold Rodríguez al 39, y la apuesta por Javier Estupiñán de cara al segundo tiempo, le cambiaron la cara a los rojos, que en el complemento se vieron mucho más prácticos y eficientes con la pelota.

Al minuto 50 Oscar Darío Martínez anotó, pero su jugada de gol fue invalidada por un discutible fuera de lugar. Tres minutos después Elkin Amador hizo que Carlos Abella justificara su salario como golero, y con cambios de frente y veloces diagonales hacia el área rival de pronto Patriotas inclinó la cancha en contra de Chicó.

Por eso no extraña que el gol llegara así. Humberto Marquínez fue derribado cuando entraba por una esquina del área y el juez José Niño decretó penal. Valencia cobró y lo metió, pero el árbitro obligó a repetir el cobro por invasión, y en la segunda jugaba Abella atajó el remate del volante pero, para su pesar, nadie lo respaldó y el rebote terminó en las redes.

Con ese 0-1 en el marcador Patriotas hizo lo que mejor sabe: echarse atrás, cuidar el resultado y aguantar la embestida. Porque hubo embestida, Gamero quemó las naves buscando el empate, pero no le alcanzó.

Al final del partido los abrazos no faltaron entre los jugadores e hinchas de Patriotas, mientras por el lado de Chicó las caras bajas y el mal humor por la derrota fue demasiado evidente.

Sí, Tunja ya sabe lo que es un clásico. ¡Bienvenido sea!

Todas las estadísticas del juego están a un clic.

Este fin de semana Gol Caracol regaló las camisetas de Chicó y Patriotas; conozca en este enlace a los ganadores.