Julio 6, 2012

Wilson Gutiérrez, de cuestionado a DT consolidado y finalista con Santa Fe

Gutiérrez tuvo una desapercibida carrera como futbolista. Debutó en 1994 en Santa Fe, donde estuvo cuatro años; jugó una temporada con el Atlético Huila para después llegar al fútbol de la segunda división en Cóndor F.C (2000), Unión Soacha (2001) y Equidad (2003-2005), cuando los aseguradores pertenecían a la primera B.

Aun joven, Wilson llegó al banquillo de Santa Fe el 19 de septiembre del 2011 en sustitución de Arturo Boyacá, que dejó al equipo en la sexta fecha de la liga Postobón II envuelto en una crisis futbolística y con tan solo ocho puntos en la tabla de posiciones.

Para ese entonces las directivas del onceno cardenal en cabeza del presidente Cesar Pastrana decidieron darle la oportunidad al asistente técnico, quien, dos meses más tarde, clasificó al equipo de tercero en ese mismo torneo con 35 puntos.

Lamentablemente Santa Fe no pudo alcanzar la final de la liga. En la semifinal Once Caldas desbarató la fiesta en El Campín al derrotarlo por 1-2, y derrumbar la esperanza del onceno rojo de llegar a una final luego de siete años.

El dulce sabor de la revancha

El inicio de la temporada 2012-I no fue muy favorable para Santa Fe. Una ‘empatitis' invadió al onceno cardenal y tan solo consiguió nueve puntos en las primeras ocho fechas, con un equipo que jugaba bien pero no rendía.

En las filas cardenales se sentía preocupación por no poder conseguir triunfos en la liga, un sector de la hinchada y de la prensa bogotana pedía la renuncia de Gutiérrez y el barco rojo tambaleaba. Sin embargo, el presidente de la institución César Pastrana hizo caso omiso y sostuvo a su timonel Wilson Gutiérrez.

En su momento, el propio técnico le confesó al Gol Caracol que sentía "ansiedad y desespero por no finalizar las opciones de gol". "Creamos muchas jugadas y si tan solo anotáramos en dos de ellas terminaríamos el partido de una forma mas tranquila", aseguró.

El entrenador hizo cambios. Sentó sin pensarlo dos veces a los veteranos, le apostó en la zaga centra a la pareja Quiñónez-Meza, definió a Juan Daniel Roa como volante central y encontró en el mejor de los momentos al goleador boliviano Diego Cabrera.

Santa Fe despegó a partir de la novena fecha en el recordado clásico que ganó 3-4 a Millonarios, para terminar segundo en la fase ‘todos contra todos' con 29 puntos. Este jueves, se apuntó con mucha facilidad el cuadrangular semifinal B a falta de una fecha y con 13 puntos.