Agosto 18, 2012

0-0: El clásico no mueve a Millonarios de la punta ni a Nacional de la crisis

La edición 237 de un partido histórico, de odios y amores, presentaba a un Millonarios en el mejor momento de su pasado reciente: líder perfecto, invicto y con el ánimo en las nubes por el buen comienzo de su técnico Hernán Torres como timonel azul.

Al frente, Nacional, que había barrido en la Superliga, estaba deseoso de empezar a caminar. Su publico, su gente, le reclamaban a Juan Carlos Osorio la primera victoria del torneo para olvidar pronto la decepción del primer semestre. Millonarios era el mejor de los rivales para cambiar el sabor de boca.

Pero para masticar al azul no era fácil. Los bogotanos, con aire en la camiseta, salieron a proponer un juego inteligente, de paciencia, resistencia y explosión en el ataque con lo veloces Wilberto Cosme y Wason Rentería. En ese escenario, Ómar Vásquez, remplazante natural del lesionado Mayer Candelo, tuvo las primeras oportunidades del juego con sendos remates a los 5 y 6 minutos.

Nacional respondió con dos mano a mano clarísimos en los pies de Avilés Hurtado, habilidoso pero poco efectivo cuando estuvo frente a Nelson Ramos.

De ahí, poco más entregó el primer tiempo, salvo un tiro libre de José Luis Tancredi y otra aproximación de Wason Rentería. Los locales, valga decirlo, no se notaron en el primer tiempo.


Segundo tiempo: una expulsión puso al rojo vivo el clásico

Si la primera mitad terminó en medio de bostezos, el complemento vio una arremetida furiosa de Millonarios en sus primeras acciones, aunque la oportunidad más clara la tuvo Fernando Uribe para Nacional en un balón que no supo empujar debajo del arco.

Era, a esa altura, un mano a mano de emociones que se interrumpió por la expulsión de Elkin Blanco. Fue al minuto 54 y desde ese momento el partido cambió. Ahora el ‘tractor verdolaga' trataba de arrollar a la muralla azul.

Nacional, sin embargo, se cansó de desperdiciar opciones frente a un Nelson Ramos que creció en estatura e importancia. El ingresado Jéfferson Duque, Juan David Valencia, John Pajoy, Avilés Hurtado y Luis Fernando Mosquera (toda esa tromba) no pudieron convertir el 2-1 tan necesario.

Hay que decir también que apareció la manija del técnico Hernán Torres para contrarrestar la avanzada local. Excluyó a José Luis Tancredi, Ómar Vásquez y Wason Rentería para cerrar su área con Juan Esteban Ortiz, Rafael Robayo y Hárrison Otálvaro.

Luis Fernando Mosquera, con un metrallazo al minuto 90' que se reventó en el travesaño, aportó la mejor para el verdolaga que, no obstante, con el pitazo del árbitro José Luis Niño cerró otra noche gris. Cuatro fechas, dos de ellas como local, tres puntos y muchas dudas es el balance para Juan Carlos Osorio en este proyecto.

Bien se podría decir que la suerte de Millonarios, Nacional la desea, pues Hernán Torres sigue invicto con el azul. Su equipo ‘embajador' no ha recibido goles y mira a todos desde lo más alto de la Liga Postobón con 10 puntos. Gracias, en parte, a este empate con tintes de heroísmo.


La figura:
José Luis Tancredi ratificó su buen momento volviéndose omnipresente en el Atanasio Girardot. Atacó, colaboró en marca, se echó el equipo al hombro. Tanta labor le cobró en la parte física y salió remplazado por Robayo.


El dato:
Millonarios completó 360 minutos (cuatro partidos) sin recibir gol en la Liga Postobón. serán 540 si se suman los dos juegos de Copa Sudamericana.


La cifra:
23.678 espectadores llegaron al estadio Atanasio Girardot para vivir el clásico del fútbol colombiano.