Septiembre 22, 2012

Gol agónico le da triunfo 1-2 a Millonarios sobre Santa Fe en un caliente clásico 269

De todo se vio en el máximo clásico de la novena jornada de la Liga Postobón, entre el actual campeón de Colombia y el equipo líder del certamen. Además de los tres goles y las múltiples acciones de riesgo sobre ambas porterías, el juego contó con la expulsión número 41 de Gerardo Bedoya, las también tarjetas rojas de Edwin Cardona, por parte de los cardenales; Román Torres y Lewis Ochoa, para los azules; y la lesión del arquero Nelson Ramos.

Con un marco espectacular de camisetas rojas y azules, el compromiso en El Campín evidenció el dominio en los primeros 20 minutos de Millonarios. Los azules poblaron la mitad del terreno, tuvieron el manejo del balón, maniataron a su rival y crearon oportunidades de gol a través de remates de media, y un tiro libre de Mayer Candelo que contuvo bien el arquero Camilo Vargas.

Pero las acciones se empezarían a equilibrar después de que Millonarios empezara a equivocarse en defensa y le diera impulso a Santa Fe para atacarlo. La primera acción con riesgo sobre el arco de los azules llegó al minuto 22 luego de un gran pase de Ómar Pérez a Cristian Martínez Borja, quien se demoró en definir y vio cómo Torres le ‘madrugó' para ganarle el balón.

Después sería el argentino Pérez el que tendría una nueva oportunidad para los rojos con tiro de esquina muy cerrado que exigió al guardameta Ramos. Santa Fe parecía tomarle la medida al compromiso. La lucha en el medio campo se hacía inclemente; el vértigo y la excitación de los 22 protagonistas era notoria.

El clásico brillaba hasta que llegó Bedoya con su irresponsabilidad y lo apagó. Al minuto 33 el experimentado volante de Santa Fe le propinó a Johnny Ramírez un codazo y de inmediato vio la tarjeta roja por parte del árbitro Adrián Vélez. Como si fuera poca la descalificadora acción del futbolista de 36 años,  remató a su colega de Millonarios con un puntapié en el piso que desencadenó en una pequeña gresca entre jugadores de ambos conjuntos, haciendo que Cardona y Torres también terminaran expulsados.

Con nueve hombres para Santa Fe y 10 por parte de Millonarios se reactivaron las acciones y los equipos tuvieron que recomponer sus líneas. Mientras Santa Fe debió sacrificar al delantero Danilo Moreno Asprilla para darle entrada al partido al volante de marca Daniel Torres, Millonarios retrasó a Ramírez a cumplir la función de defensor central.

Los últimos minutos del primer tiempo fueron de mucha fricción, por los ánimos caldeados en ambos bandos. Solo Mayer Candelo, con un tiro libre que atajó espectacularmente Vargas, y un mano a mano entre los mismos dos jugadores que volvió a ganar el guardameta, cambió en algo el transcurso de las acciones.

Para el segundo tiempo, a pesar de su inferioridad numérica, Santa Fe saltó al terreno con mayor vocación ofensiva y producto de eso tuvo dos ocasiones clarísimas para abrir el marcador. La primera con un tiro libre de Pérez y la segunda tras un centro de derecha del mismo volante y cabezazo de Julián Quiñones que dejó parado a Ramos viendo cómo el balón, para fortuna de él, se desviada muy cerca de su palo izquierdo.

Santa Fe cocinaba un gol que, a pesar de una pequeña reacción de Millonarios, llegaría al minuto 59 originado en otra pelota quieta ejecutada por Pérez, esta vez desde la izquierda, y el cabezazo certero de Yulián Anchico.

Pero el 1-0 no demoraría mucho en reflejarse en el tablero electrónico de El Campín, ya que Millonarios tres minutos más tarde alcanzaría la igualdad luego de una gran combinación entre Candelo, Harrison Otálvaro, el recién ingresado al partido Wilberto Cosme, y la definición de media vuelta de Wason Rentería.

Desde ahí y hasta el pitazo final, el partido se hizo de ‘toma y dame'. Los remates sobre los arcos fueron constantes y los arqueros se hicieron figuras. Rentería y Cosme intentaron para Millonarios, mientras por Santa Fe respondieron Torres y Juan Daniel Roa.

Con el juego parejo, Millonarios tendría una nueva baja, no por expulsión sino por lesión. Su arquero Ramos al minuto 75 salió en busca de un balón que le devolvió uno de sus defensas y en el recorrido hacia la esférica cayó en el terreno de juego y tomó el esférico con sus manos. El guardameta´, con la ruptura del tendón de Aquiles, tuvo que ser remplazado por Luis Delgado. Además, Santa Fe contó con un tiro libre indirecto no aprovechado.

Santa Fe se creció y empezó a dominar a Millonarios que padeció la expulsión de Ochoa por doble tarjeta amarilla al minuto 84. Con nueve hombres para cada equipo, el triunfo parecía estar más cerca del lado ‘cardenal'. Ómar Pérez estrelló un balón de tiro libre en el palo e hizo más notoria esa impresión.

Sin embargo, con lo que no contaba casi nadie en el estadio era con que en una de las últimas acciones del partido, sobre el minuto 92, el balón le quedara en los pies a Candelo, quien ante la pasividad del medio campo y la defensa santafereña tuvo tiempo para acercarse al área, levantar la cabeza y ver en dónde iba a poner el esférico para que la hinchada azul estallara en júbilo con el 1-2.

Millonarios se quedó con los tres puntos, llegó a 20 en la tabla de posiciones y se aseguró como líder. Santa Fe, por su parte, marcha en la casilla 12, con 11 unidades. 

En la décima fecha, el mismo día (26 de septiembre) que tendrá que medirse ante el encopetado Real Madrid en partido amistoso en Madrid, Millonarios enfrentará con nómina alterna al Boyacá Chicó en Bogotá. Santa Fe visitará al Junior.

La figura: Mayer Candelo le entregó a Millonarios los tres puntos con un zurdazo arriba que dejó sin posibilidad al arquero Vargas.

El dato: Gerardo Bedoya, con su expulsión número 41, le sacó ocho a Eduardo Pimentel, dueño del Boyacá Chicó, quien en su época de futbolista tuviera el récord de tarjetas rojas.

La cifra: Cerca de 33.000 aficionados se dieron cita en El Campín para ver la victoria de Millonarios.

Conozca acá las estadísticas del juego.