Octubre 6, 2012

Millonarios sufrió pero venció 1-0 a Cúcuta y está a un paso de clasificar

No se puede negar que este Millonarios no es el mismo que arrancó con ímpetu y solidez el campeonato: el 8-0 en Madrid con todas sus implicaciones morales, las múltiples bajas por lesiones y sanciones, el desgaste de los partidos y viajes en Sudamericana... pero, aún así, a pesar de todo eso, incluso por encima de un pésimo primer tiempo y de tener al frente a un Cúcuta que mereció mejor suerte, el azul ganó, llegó a 26 puntos y tiene la clasificación a la vuelta de la esquina, a una victoria en cinco partidos restantes. 4 puntos a lo sumo.

Cúcuta, como se dijo, vino a Bogotá a mostrar por qué está peleando entre los ocho y cómo va a hacer para evitar el descenso. Henry Hernández, goleador del campeonato, mostró su movilidad en medio de una línea defensiva azul que irónicamente se vio muy gris, y Quintabani puso sobre el campo el mayor fuerte de su equipo: su medio campo.

Cuando uno tiene en la cancha a Figoli, Molina y 'El Viejo' Patiño no sólo tiene que generar opciones de gol, sino que la pelota va a ser suya y el arquero rival tendrá que sufrir una buena tanda de remates de media distancia. Esa fue la suerte de Luis Delgado, de lejos el jugador más importante de Millos en la primera parte y el responsable de que el equipo no se fuera al intermedio perdiendo.

Porque mientras Delgado atajaba, los centrales no sabían cómo controlar a Hernández, la zona de recuperación no presionaba a Figoli, Molina o Patiño y arriba, a pesar de lo que generó Otálvaro, el equipo jugaba a la velocidad de Candelo (es decir, lentísimo) y entre la ansiedad de Urbano y el nivel de negación de Urbano el arquero Estacio aguantó frío de lo poco que se estiró.

El fútbol vino con la lluvia y con el ingreso de Omar Vásquez por el tristísimo Urbano. Entre él y Otálvaro le dieron una velocidad más a Millonarios y por fin Estacio pudo mostrar por qué ha sido figura en los diferentes partidos del Cúcuta.

Los motilones siguieron con lo suyo a pesar del aguacero, y la pelota rápida fue su excusa para hacer rapidísimas transiciones de defensa a ataque y para explotar la media distancia y los reflejos de Delgado. Pero si en el primer tiempo la figura fue el arquero azul, en la segunda el motilón acalló el grito de gol embajador en más de una ocasión.

Torres le apostó a la velocidad para responderle a la ídem del Cúcuta, y sacó a Candelo por Erick Moreno a los 70. Sin embargo, el gol no llegaba, en parte por Estacio pero en buena medida por la ansiedad de Perlaza, y perfectamente todo pudo ser rojinegro si no es por Delgado.

Sólo un remate de Otálvaro al 88 venció a Estacio, pero se estrelló en el vertical y ahí, en una redención por el mes duro que ha tenido el equipo, apareció Moreno, el que por fin vuelve a tener chances, pare decretar el 1-0 definitivo.

Millos se quedó en 26 puntos y es líder absoluto del torneo, pero lo más importante es que quedó muy cerca de la clasificación, mientras Cúcuta, con 19 unidades, aún sigue en la pelea por un cupo pero dejó escapar un valioso empate que le habría servido de mucho en su peculiar lucha contra el descenso.

Todos los datos del partido están en este enlace.

La figura: Harrison Otálvaro fue el más claro de los azules en un partido en el que se vieron grises. El ingreso de Omar Vásquez fue clave para que tuviera compañía y le diera una nueva dinámica al equipo.

El dato: la última victoria del Cúcuta sobre Millonarios en Bogotá fue en 1992. 20 años y contando...

La cifra: Cúcuta se quedó con 119 puntos en el descenso, y aunque su ventaja sobre el Cartagena es importante (112 tienen los heroicos), Patriotas (121) puede extender su diferencia.