Octubre 9, 2012

Gerardo Bedoya empezó trabajo social con los niños del ICBF

Visiblemente arrepentido por lo sucedido en el último clásico ante Millonarios, en el que salió expulsado por darle un manotazo y después pegarle un puntapié en el piso a su colega Jhonny Ramírez, el jugador de Santa Fe Gerardo Bedoya realizó la primera de varias charlas que impartirá como parte del programa de reparación social que se comprometió a hacer para enmendar su falta.

Ante más de 500 niños, Bedoya expresó un mensaje de paz y les aconsejó ser "personas de bien para que la gente disfrute de su compañía" y los invitó a practicar el fútbol, deporte que "les va a dar mucha salud y los va a alejar de problemas como la droga y la violencia".

A su vez, el mediocampista de 36 años resaltó la importancia del estudio para la vida: "Siempre quise estudiar, pero cuando estaba creciendo y me vi con la posibilidad de seguir en el fútbol me incliné hacia ese lado y ahora llevo 17 años como jugador profesional".

Por último, habló de las bondades del deporte y su esencia: "Hagan deporte y estudien con pasión, con toda la entrega del mundo y no se guarden nada. Que sea con mucha alegría y disfrútenlo mucho".