Octubre 18, 2012

El gobierno pide cuentas y el fútbol colombiano habla de intervención

El encuentro entre congresistas, representantes del Ejecutivo y
dirigentes de los clubes y del fútbol nacional, dejó claro que los
últimos no están de acuerdo con que el gobierno reglamente en exceso su
actividad.

Eduardo Pimentel, máximo accionista del Chicó, pidió que sea replanteada la ley 1445 en cuanto a la pérdida del
reconocimiento deportivo. Actualmente la Superintendencia de
Sociedad interviene los clubes tras 60 días el incumplimiento de las
obligaciones con los jugadores.

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, por su parte, sentó su posición en su cuenta de Twitter: "Los directivos pretenden acabar con el reconocimiento deportivo para
impedir que los clubes sean sancionados por incumplimiento laborales".

Pimentel alegó que "no puede ser que la única salida sea la pérdida de reconocimiento deportivo y no nos den campo de acción", e insistió en que "el jugador gana millonadas de dinero y no es el pobre que se quiere hacer ver".

Sin embargo, las palabras del senador Simón
Gaviria, autor de la la Ley 1445 que reestructuró el futbol colombiano, fueron las que causaron mayor impacto: "Hay que ponerle fin a esa cultura ganadera de comprar jugadores
baratos y posteriormente venderlos. Hay que seguir en el proceso de
organizar el fútbol para que esas épocas en las que no se pagan a los
jugadores y se anuncian millonarias ventas de jugadores y la plata no
aparace, queden definitivamente superadas".

Gol Caracol supo que esa amenaza no le gustó para nada a la dirigencia del fútbol colombiano, y Luis Bedoya señaló que hay preocupación en la Fifa por la intervención del gobierno nacional.

Recordemos que uno de los principios de la Fifa es la autonomía de sus representantes, en este caso la Federación Colombiana de Fútbol, con relación a los gobiernos locales, y que en caso de comprobar una intervención el país puede ser desafiliado, con lo que no podría participar en ningún tipo de competencia internacional.

La pelea por organizar el fútbol colombiano, como se ve, pisa muchos callos y será larga...