Diciembre 16, 2012

Hernán Torres, el ‘genio’ que le devolvió la sonrisa a Millonarios

Como jugador, Hernán Torres debutó en 1981 alternando en el arco del Deportes Tolima con el argentino Óscar Quintabani. De allí pasó a defender la portería de Millonarios, Once Caldas, Deportes Quindío, Independiente Medellín, Lanceros de Boyacá y Cooperamos Tolima, los dos últimos de la Segunda División.

En su segunda etapa en el fútbol, ya desde la línea lateral, Torres fue asistente de Miguel Augusto Prince cuando el ‘Nano' era estratega de Millonarios en 2005. Pero fue en 2007 cuando tuvo su primera experiencia como director técnico en propiedad del Deportes Tolima, equipo con el que compartió hasta 2011 siendo siempre protagonista de los torneos aunque sin poder conseguir el anhelado título.

Al año siguiente asumió en Itagüí con el que solo estuvo un semestre y llegó a semifinales. Con una trayectoria destacada, faltándole solo la estrella, el tolimense llegó a Millonarios para sustituir al venezolano Richard Páez en Junio de 2012.

La responsabilidad fue grande. Los ‘azules' jugaban la Liga Postobón II y la Copa Sudamericana. Como era costumbre, el común de la gente solo daba a los ‘embajadores' peleando uno de los torneos. Pero no fue así, Torres, con un equipo que demostró grandes cualidades tácticas, jalado por la inteligencia de Mayer Candelo y Harrison Otálvaro, y con la contundencia de Wilberto Cosme y Wason Rentería, llevó a Millonarios a ser protagonista del torneo continental al jugar la semifinal ante Tigre de Argentina, mientras avanzaba en el torneo local.

La oportunidad se esfumó luego de un partido raro en Bogotá en el que los argentinos avanzaron tras un 1-1, lleno de fallos en definición y sentenciado por un error en marca que pagaron caro Torres y sus muchachos.

El camino solo llevaba al ibaguereño a darlo todo por el esperado título de Liga, aquel que llevaba 24 años sin aparecer por las vitrinas ‘azules'. 

El equipo de Torres siempre jugó al piso, rotando la pelota por todo el campo, cansando al rival, limitando las posibilidades del mismo hasta abrir el espacio a gol. ‘El Campín' y todos los campos que visitó Millonarios fueron espectadores de lo que quiso Hernán Torres que hicieran sus jugadores. 

Temperamental, directo, sin ‘pelos en la lengua', tal como sus ruedas de prensa en las que decía lo que todos sabían pero nadie quería escuchar, así jugó su equipo, el Millonarios campeón del Clausura 2012.