Enero 22, 2013

Omar Pérez vs. Mayer Candelo: duelo de magos en la Superliga Postobón

El ‘10' rojo

La magia de Omar Pérez comenzó a verse en las canchas de fútbol en el año 2000 con Boca Juniors de manera intermitente, ya que su primera lesión de rodilla no le permitió consolidarse en el equipo que reinaba en el continente y que era dirigido por Carlos Bianchi.

Con el cuadro ‘boquense' estuvo hasta el 2003 y luego se fue a jugar de manera transitoria con Banfield. En 2004 llegó a Colombia a vestir los colores de Atlético Junior, equipo con el cual salió campeón en el Torneo Clausura en ese mismo año.

Dicha actuación le sirvió para ir de manera fugaz al futbol mexicano con Jaguares de Chiapas. Sin embargo, poco tiempo después regresó a Junior y luego pasó por el Real Cartagena.

En el 2008 pasa al Independiente Medellín, equipo con el cual logra el Subcampeonato. Pero en 2009 el argentino, nacionalizado colombiano, llegó a Independiente Santa Fe. Con el club rojo de la capital hizo historia al comandar la nómina que ganó la Copa Postobón ese mismo año. Con este trofeo el equipo ‘cardenal' acabó con una sequía de títulos de 34 años. Sin embargo, la meta era la séptimas estrella que finalmente llegó.

En el Torneo Apertura de 2012, el club disputó la final ante el Deportivo Pasto. El marcador 1-1 en el partido de ida en Nariño, presagió el final, y así fue.

En Bogotá y con un estadio teñido de rojo, Santa Fe venció a los pastusos con gol de Jonathan Copete. El 1-0 fue suficiente para poner a celebrar a los hinchas ‘cardenales'.

Con la estrella, Pérez se enclavó en el corazón de una hinchada que pedía títulos y alegrías.

El ‘10' azul

Desde sus inicios Mayer Candelo demostró que era un clásico armador. Su zurda prodigiosa debutó en el fútbol colombiano en 1995 con el Deportivo Cali, equipo con el cuál quedó campeón el 1996 y 1998. Un año más tarde disputó la final de la Copa Libertadores con Palmeiras de Brasil, quedando Subcampeón.

Luego pasó a Vélez Sarsfield, América y Cortuluá, respectivamente. En 2002 llega por primera vez a Millonarios. Con el club ‘embajador' tuvo una destacada actuación hasta llegar a los cuadrangulares finales, pero la luna de miel se terminó de manera abrupta en el partido en el que enfrentaron a Centauros en los cuadrangulares, y en donde falló un penalti, situación que apresuró la salida del volante de la cancha, y que ante la ‘calentura' del partido, terminó botando la camiseta en pleno estadio.

Ante el impase, Candelo tuvo una travesía por el fútbol de Chile y en Perú, país en dónde celebró un nuevo título con el Universitario en 2008.

Para el 2011 viene la segunda parte de la novela con Millonarios; el jugador vuelve pese a la resistencia de la hinchada que no olvidaba el suceso de la camiseta.

Sin embargo, el tiempo y el profesionalismo del volante hicieron cambiar de opinión a la hinchada ‘millonaria'. Y la primer alegría fue en ese mismo año al conseguir la Copa Colombia.

El logro más importante vendría en el 2012. Con la llegada de Hernán Torres, y varios refuerzos de categoría, Millonarios conseguiría su estrella 14 y de nuevo los hinchas azules celebraron en gran parte por la calidad y talento que mostró Candelo dentro del terreno de juego.

Ahora el reto del caleño es figurar con Millos en la Superliga Postobón, Liga y Copa Libertadores, de donde guarda gratos recuerdos de sus gestas a nivel continental.