Marzo 7, 2013

“Ahora en lo que más gasto plata es en pañales”: La otra cara de Nelson Ramos

¿Desde los cuántos años juega al fútbol?

Desde los siete años jugaba en Popayán.

¿Era de los que siempre le pedía al Niño Dios cosas de fútbol?

No, pedía más carros que balones.

¿Toda su vida fue arquero?

No, empecé como delantero, después pasé a ser central y después sí arquero.

¿Quién lo ubicó como arquero?

Mi hermano. En el garaje de la casa jugábamos campeonatos y me vio que
tenía más condiciones de ser arquero que delantero; al otro día fui a
donde el técnico a decirle que quería tapar y ahí me quedé.

¿De pequeño de qué equipo era hincha?

Del América.

¿Se acuerda a los cuántos años le regalaron sus primeros guantes?

A los siete años y me los regaló mi papá.

¿Sus papás pudieron darle todos los gustos cuando pequeño?

Sí, afortunadamente vengo de una buena familia y mi papá tenía las posibilidades de brindarme todo lo que necesitaba.

¿En qué colegio estudio?

En el Chapagnat de Popayán.

¿Qué es lo que más recuerda de esa época del colegio?

Los torneos que buscaba, porque el mismo técnico que entrenaba con
Atlético Popayán era mi profesor de educación física, entonces invitaba
al colegio a torneos y me llevaba siempre. Me da mucha felicidad saber
que el profesor me dio una mano grande en lo futbolístico.

¿Se enamoró alguna vez de alguna profesora?

Sí, de la profesora Marisol que dictaba Sociales.

¿Y tuvo como amor platónico a alguna actriz de televisión?

No, para nada.

¿Cuál era su ídolo de infancia?

Óscar Córdoba.

¿Qué era lo que más admiraba de él?

Su elegancia, su seriedad para tapar y la ropa que utilizaba. Siempre
llevaba su buzo manga larga por dentro y eso es lo que me caracteriza
ahora.

¿Cuál ha sido la mejor jugada en su vida?

El hijo que estoy teniendo en este momento.

¿Y alguna no tan buena?

Un clásico América vs. Cali que perdimos 6-3.

¿Es usted de buen genio o mal genio?

De buen genio.

¿Y es celoso?

Más o menos.

Está casado con la presentadora Ana Milena González, ¿qué fue lo que más le gustó de ella cuando la conoció?

Me gustó mucho que fue una persona que me dio a entender que tenía las
condiciones para no ser sólo arquero del Deportivo Pasto, sino de un
equipo mucho más grande.

¿Cuántas salidas pasaron para que se dieran su primer beso?

Tres.

¿Y recuerda en qué lugar se lo dieron?

En un restaurante en el que vendían un chocolate muy bueno con almojábanas.

¿Cómo le gustan los besos?

Suaves.

¿Se considera buen bailarín?

No mucho.

¿Cuál es su música favorita?

La salsa.

¿Y su artista favorito?

Eddie Santiago, Willie González y Maelo Ruiz.

¿Le gusta ver a su esposa presentar deportes?

Me encanta verla allá.

¿Cuándo la ve presentar se pone nervioso?

No, más bien orgulloso de que las metas que ella se ha propuesto acá en Bogotá las ha logrado.

¿Qué cree que es lo más difícil de ser la esposa de un futbolista?

Que los momentos de privacidad se pierden. Es difícil estar en algún
restaurante o tener alguna otra salida y que la gente sepa en dónde
estamos. Hay algunas personas que se acercan con mala intención y saben
en qué problema meterse.

¿Cómo se es buen esposo?

Respetando, admirando y dando la posibilidad de que todos los días ella esté tranquila porque tiene una compañía siempre.

¿Qué es lo que más valora de una mujer?

El milagro de poder dar vida a un ser humano.

Acaba de tener su primer hijo (6 de marzo), ¿podría describir lo que está sintiendo en este momento?

Es algo indescriptible ver que ese renacuajito, como antes le decíamos
con mucho cariño, ahora tiene sus ojos, sus orejas, sus manos y sus
piernas; es un plus y una energía extra que le entra a uno en el corazón
para seguir adelante.

¿Cómo se va a llamar el bebé?

Elián Ramos González.

¿Cuántos hijos más piensa tener?

Dos.

¿Cuál es la mejor ciudad para criar a sus hijos?

Me gusta mucho Bogotá. Ya compré mi casa acá y me gustaría,
independientemente de la ciudad o el país que vaya por el fútbol, volver
a Bogotá.

¿En qué gasta más dinero?

Antes de que naciera Elián, en carros a control remoto; ahora, en pañales.

¿Se siente bien pago en Millonarios?

Sí.

¿Cuál es el estadio más bonito en Colombia?

El Campín.

¿Y en el mundo?

No he tenido la posibilidad de ir a jugar a Europa, pero yo creo que el Bernabéu es un estadio muy lindo.

¿Cree en las corazonadas?

Sí.

¿Tuvo alguna vez una corazonada que le hiciera sentir miedo antes de salir a jugar?

Sí, el día que me lesioné en el clásico la sentí en la tarde. No fue un
buen día para mí; apareció esa corazonada e infortunadamente,
independiente del resultado que fue positivo para el equipo, sentí un
malestar en mi mente y en el pensamiento, y resultó la lesión.

¿El arquero se agranda después de atajar la primera pelota del partido?

Totalmente cierto.

¿Qué es lo mejor de ser arquero?

Que uno se viste diferente a los demás, tenemos la posibilidad de coger
el balón con las manos y así como se puede ser figura, se tiene la
responsabilidad de no equivocarse porque se pierde el partido. Gracias
al trabajo y a la dedicación que he tenido, soy un referente en
Millonarios.

¿Y lo peor de ser arquero?

Que así tape 89 minutos bien, en una jugada se puede borrar todo lo
bueno que se hizo. Además, van a pasar toda la semana por televisión el
error que cometiste.

¿Cómo va su recuperación tras el rompimiento del tendón de Aquiles?

Ya estoy un 90% bien físicamente. Ese 10% que me hace falta es mental;
debo estar tranquilo en que no me va a pasar nada. Necesito que los
movimientos no se hagan conscientemente como los estoy haciendo, sino
que se hagan de forma inconsciente para cuando necesite alguna reacción
rápida.

¿Para cuándo está presupuestado su regreso a las canchas?

En marzo ya estaría a disposición del técnico. Espero que se puedan abrir las inscripciones para poder estar con el equipo.

Si le menciono el nombre de Carlos Portela (fallecido entrenador de arqueros del Deportivo Cali) ¿qué se le viene a la cabeza?

Fue la persona que me enseñó todo; la elegancia, el porte y a ser un
señor tanto adentro como afuera de la cancha. Él me dio la luz para
poder llegar muy lejos.

¿Es el Deportivo Cali la mejor cantera de arqueros en Colombia?

Sí.

¿Cuál ha sido su mejor amigo en la vida?

Tengo dos compañeros del colegio, Daniel Paz y Horacio Dorado, que nunca
se han olvidado de que les firmaba los cuadernos con autógrafos. Fueron
las personas que creyeron en mí, en que yo llegaría a ser lo que soy
ahora. Me hablo con ellos y cada vez que voy a Popayán nos reunimos a
cenar.

¿Y el mejor compañero del fútbol?

Con Sergio Galván Rey tenemos una gran amistad desde América y ahora compartimos muchos momentos.

¿Qué recuerda de Miguel Calero?

Más que todo verlo entrenar. Aunque no tuve con él una amistad muy firme
como la tengo con Óscar Córdoba y Faryd Mondragón, fue una amistad de
aprendizaje; una persona que siempre le buscaba la alegría al
entrenamiento, independiente de lo fuerte que fuera la práctica.
Recuerdo también sus voladas, que lo motivan a uno a hacerlas como él.

¿Cuál fue la última película que vio?

Volver al Futuro II.

¿Está leyendo algún libro?

No.

¿Qué tal es para los idiomas?

Muy malo.

¿Acostumbra a ver programas deportivos?

No, trato de hacer cosas diferentes cuando salgo de los entrenamientos.

¿Qué es lo más importante en su vida?

La unión de mi familia y la de mi esposa. Siempre me preocupo en las
vacaciones por estar con todos y pasarla rico. No me gusta salir a
pasear en pareja, sino que trato de buscar a las familias.

Hernán Torres confesó que en Millonarios le tienen miedo a que pite Imer Machado. ¿A usted también le da miedo ese árbitro?

Creo que infortunadamente en los partidos que nos ha pitado no le ha ido
muy bien. De pronto algunos conceptos que ha tenido él la gente los ve
de una manera equivocada y eso ha hecho que las dudas empiecen a
crearse.

¿Cuál es el delantero más peligroso del fútbol colombiano?

Wilder Medina.

¿Y en el mundo?

Cristiano Ronaldo.

¿Sueña con jugar el Mundial de Brasil 2014?

Sueño con el Mundial y trabajaré para estar allá.

¿Cuál es el mejor técnico que ha tenido en su carrera deportiva?

Óscar Héctor Quintabani.

¿Piensa ser técnico cuando se retire de las canchas?


Sí.

¿Está de acuerdo con el uso de la tecnología en el fútbol?

Sí, claro.

¿Qué le cambiaría al fútbol?

Nada. Creo que todo se ha hecho para que uno progrese. Ningún partido es
igual a otro ni las pelotas que le tiran a uno lo son, entonces no le
cambiaría nada.

¿Qué prefiere, hacer vueltas de banco o lavar la loza?

Lavar la loza.

¿A qué le tiene miedo?

A la muerte.

¿Un dolor físico que recuerde?

El de los aductores.

¿Y uno del alma?

Cuando me dijeron que no podía jugar durante cinco meses.

¿Se ha emborrachado alguna vez?

No.

¿Algún técnico le ha pedido plata para dejarlo jugar?

Nunca.

¿Cabeza o corazón?

Corazón.

¿Cuál es el principal problema de Colombia?

Que pensamos que otros países nos pueden pasar por encima y nosotros
tenemos la capacidad para no ver como un milagro el ganarles a los
equipos europeos. Debemos creer en que sí se puede, que somos iguales y
tenemos la capacidad de ganarles.

¿Cuál ha sido el mejor deportista colombiano de la historia?

El Pibe Valderrama.

¿Le gusta la política?

Poco.

¿Qué cree que va a pasar en Venezuela tras la muerte de Hugo Chávez?

Creo que no cambiará en mucho el camino que ha tomado Venezuela. Para
mucha gente Chávez era un ídolo patrio y por eso van a tratar de que
siga esa misma legislación y que el país continúe igual.

¿Participa en alguna campaña social?

Sí, yo soy embajador de Operación Sonrisa y trato de ayudar a los niños
que nacen con labio leporino y paladar hendido. También soy embajador de
la Federación de Enfermedades Raras.

¿Qué es lo más peligroso de la fama?

Que no se sepa manejar y que uno no sepa a qué atenerse cuando sale a la calle.

¿Qué consejos les daría a los niños que se inician como arqueros?

Que sean perseverantes; que no sólo porque en un partido o entreno les
hagan cinco, seis o diez goles, como me los hicieron a mí, renuncien a
la carrera. Que sigan sus sueños; que lo tengan claro y que si les dicen
que son muy malos y que nunca van a llegar, como me lo dijeron muchas
veces a mí, no se lo crean.

¿Si no hubiera sido futbolista, qué hubiera sido?

Me gusta mucho la medicina y me gustaría ser médico.