Marzo 11, 2013

El tiempo de adición, alegría para unos y desconsuelo para otros en la sexta fecha

La falta de atención en algunos casos, viveza para rematar los partidos, en otros; y algo de buena o mala suerte, han acompañado a varios equipos durante la sexta fecha del fútbol colombiano que se completará el próximo 24 de marzo con el juego entre Pasto y Millonarios.

En total fueron cuatro los goles que se marcaron en tiempo extra y que dejaron alegría en unos bandos y frustración en otros. En el juego que dio inicio a la fecha el día viernes, Boyacá Chicó, después de ir perdiendo 0-2 en Tunja, alcanzó la paridad final a dos tantos frente a La Equidad con un gol de Devis Oliveros al minuto 93.

El sábado, en el segundo partido de la jornada, la dosis del tiempo de descuento se repitió. Esta vez la buena fortuna acompañó al Quindío en su visita al Itagüí. Los de Armenia, que no habían marcado ningún tanto en el torneo, celebraron su primera conquista al minuto 94 (1-1), luego de que William Tesillo aprovechara un mal rechazo del arquero Kevin Piedrahita y embocara el balón en el arco.

La cadena de juegos consecutivos con goles ‘agónicos' continuó en el estadio General Santander, en el que Cúcuta se impuso 2-1 frente al Tolima. El delantero ingresado en la segunda parte Steven Mendoza, ganó en velocidad al minuto 92 y sacó un remate cruzado abajo que le significó a su equipo quedarse con los tres puntos y el liderato de la Liga.

Pero aún faltaban más y el domingo no se podía quedar sin sus emociones. En el último partido de la jornada, Once Caldas e Independiente Medellín empataban a un tanto hasta el minuto 93, cuando el árbitro decretó un tiro libre que cobró Gilberto ‘Alcatraz' García desde un costado y que luego de ser peinado por Edwars Jiménez fue a parar al fondo del arco ante la impotencia de los jugadores del DIM.

El conjunto de Manizales sumó tres nuevos puntos, ascendió al tercer lugar de la tabla y hundió aún más al Medellín que es penúltimo del descenso.

Si el ‘rojo' de Antioquia vivió el infortunio en carne propia, a su rival de patio, el Atlético Nacional, lo acompañó la suerte para no salir derrotado en su propio y vacío por sanción estadio Atanasio Girardot.

Los dirigidos por Juan Carlos Osorio, que ganaron ventaja de dos goles en el primer tiempo, cayeron en un bache en el segundo y permitieron el empate 3-3 por parte de Patriotas. Como si fuera poco castigo para los ‘verdes', se salvaron en el minuto 93 de caer cuando Geovanni García erró una pena máxima. Esta vez no hubo gol agónico, pero sí mucho sufrimiento para los boyacenses que alcanzaron a ilusionarse con una victoria histórica en Medellín.

¿Goles en el último 'suspiro', desconcentración o buena suerte? Lo cierto es que después de ellos muchos técnicos se quejan por el tiempo de adición dado por los árbitros, otros miran al cielo para dar gracias por los punticos salvados.

Temas relacionados: