Abril 23, 2013

Acolfutpro exige castigo a clubes que no cumplen con sus obligaciones

Con la frase "hasta cuándo se va a permitir el incumplimiento en el fútbol colombiano", inicia el escrito que toma como principal ejemplo de violación a los derechos del trabajador en Colombia el caso del equipo de la Primera B, Universitario Popayán, que tiene una deuda salarial con sus jugadores.

El comunicado prosigue así: "Mientras que en otros países las federaciones y Ligas de fútbol profesional vienen adoptando medidas para prevenir el incumplimiento de pago por parte de los Clubes para que no se atente contra los derechos de los acreedores y la leal competencia deportiva, en Colombia sucede todo lo contrario.

La situación que se presenta en el club Universitario de Popayán S.A. lo demuestra contundentemente.

Estas condiciones están dadas porque los reglamentos de los torneos (3) profesionales permiten que un club pueda continuar participando sin que se le impongan sanciones económicas o deportivas, así no pague sus obligaciones.

Si a esto se suma que se permite la participación de jugadores aficionados en cualquier momento, por el solo hecho que el jugador este registrado en el Club como aficionado a prueba (Art 21 del reglamento) y que en el Torneo Postobón no hay descenso o pérdida de categoría.

Esto explica parcialmente porqué en Colombia no existe un verdadero futbol profesional.

Antes del partido con jaguares los jugadores del equipo Universitario se abstuvieron de competir, por el incumplimiento del pago de sus salarios y la situación fue remediada haciendo viajar a jugadores aficionados para jugar el partido. Posteriormente 5 de ellos terminaron sus contratos con justa causa y el equipo ha continuado actuando impunemente.

Los incumplimientos también afectan a los demás clubes profesionales de esta categoría que cumplen con sus obligaciones pero que han sido perjudicados en la competencia deportiva porque perdieron puntos con el equipo incumplidor que ahora alinea aficionados.

Es así como Fortaleza, América, Autónoma, Bucaramanga y Cortuluá enfrentaron a un Universitario con la totalidad de su nómina y desde el 07 de abril los demás equipos que lo enfrentaron han ganado sus partidos como consecuencia de la utilización de una nómina de jugadores totalmente aficionada.

Ahora desde la Dimayor se trata de justificar esta situación por el supuesto incumplimiento de las autoridades gubernamentales como si estas tuvieran la responsabilidad por el control de la propiedad y manejo de un club profesional.Esta anarquía, también afecta a los patrocinadores quienes han pagado sumas muy importantes para financiar Torneos Profesionales no de jugadores aficionados.

Hasta cuando la Dimayor va permitir que esto suceda en el futbol profesional de Colombia sin adoptar medidas y mecanismos que en otros países hace rato se pusieron en marcha para que se desarrolle un futbol verdaderamente competitivo.

Acolfutpro le solicita a los jugadores, directivos, patrocinadores, medios de comunicación y la afición que se pronuncien y promuevan la discusión y adopción de medidas y reglamentos que acaben con la informalidad de nuestro futbol".