Mayo 15, 2013

Néstor Otero, el maestro de las matemáticas, celebra su día haciendo cuentas


Néstor Otero, feliz día del maestro.

(Risas) Muchas gracias, Dios le pague.



¿Sí le han celebrado su día o soy el primero en felicitarlo?

La verdad, usted es el primero en decírmelo.


Lo de ‘matemático' no sólo es un remoquete. Para los que no sabían, usted sí es matemático de profesión. ¿En qué universidad estudió?

Estudié la licenciatura en matemáticas en la Universidad Santiago de Cali.


Cuando uno piensa en los que estudian matemáticas, se le viene a la cabeza que son superdotados ¿usted lo es?

(Risas) No, soy una persona normal y corriente como cualquier otra.


Además de ser usted un maestro para los jugadores de La Equidad, también lo ha sido de matemáticas en varios colegios. ¿Cómo ha sido esa experiencia?

Bueno, sí, he tenido la oportunidad de dictar clases en varios colegios. En el último de ellos, el Berchmans de Cali, estuve durante cinco años. Ha sido una experiencia muy agradable compartir con los niños.


¿Cómo se hace para que los niños le cojan amor a las matemáticas?

Todo parte de la creatividad del maestro. Yo creo que no hay que ponerle tanto misterio a los números. Por el contrario, hay que hacer que el conocimiento sea lo más asequible y agradable a los alumnos con juegos y cosas llamativas para que ellos puedan aprender más fácilmente.


¿Cuál es el maestro que usted más recuerda en su vida?

El mejor maestro ha sido mi padre, quien me enseñó a ser una mejor persona y útil a la sociedad.


¿Y un maestro de las matemáticas?

No me acuerdo muy bien su nombre, pero era de apellido Vásquez. Fue un maestro que tuve en la primaria y nos ponía a pensar y meditar.


¿Cuál ha sido su gran maestro en el fútbol?

Tengo muchos maestros de los que he aprendido. En Colombia, por ejemplo, está el doctor Gabriel Ocho Uribe. A nivel mundial, resalto a Louis Van Gaal, Carlos Bilardo, César Luis Menotti, Arrigo Sacchi, Fabio Capello, José Mourinho y Pep Guardiola, entre otros. De todos ellos uno va sacando cosas muy importantes.


¿Cuándo era usted estudiante acostumbraba a darle algún obsequio al profesor en su día?

Sí, siempre. Pero era mi mamá la que compraba los regalos, que generalmente eran pañuelos, lociones o camisas.


¿Y usted como maestro ha recibido también obsequios?

Sí, claro. Los alumnos se portan muy bien y me han dado muchas cosas.


Pasando al plano deportivo, ¿cuál es su alumno más aplicado en La Equidad?

Yo creo que todos han sido muy aplicados. Han ido cogiendo muy bien el proceso y aplicado la metodología. Es normal que unos cojan la idea más rápido que otros, pero todos están en esa captación de querer mejorar y querer ser mejores de lo que son.


La Equidad tiene 17 puntos en la tabla de la Liga y es decimocuarto. ¿Qué cuentas hacen en el equipo para clasificar a los cuadrangulares?

No tenemos otra posibilidad diferente a ganar los tres partidos que nos hacen falta (ante Cali, Junior y Tolima).


¿Cómo se maneja la presión de tener que sumar puntaje perfecto?

En el fútbol siempre habrá presión, así estés de puntero, de último o en la media tabla. La presión se maneja brindándoles a los jugadores confianza, haciéndoles ver que con el trabajo se va a levantar la autoestima y se va a mejorar.


¿Por qué le costó tanto a La Equidad arrancar en el torneo?

Porque se dejó un proceso de siete años; hay 10 jugadores nuevos y el técnico viene con otras ideas y otro estilo. No es fácil cambiar la mentalidad tan rápido.


¿Cómo recibió el equipo el empate del pasado fin de semana 1-1 ante Patriotas ? ¿Sienten que sumaron un punto o que perdieron dos?

El grupo está bien, pero creo que perdimos dos puntos porque siempre tuvimos la mentalidad de ganar en Tunja.


¿Además del arquero Diego Novoa, que salió expulsado, qué otro jugador no podrá estar este sábado ante Cali?

Camilo Ayala, que salió reportado con tres tarjetas amarillas.


¿Cómo ve a su rival de este sábado, el Deportivo Cali?

Es un rival muy complicado. Va a ser un gran partido en Techo porque ambos nos estamos jugando cosas muy importantes.