Julio 17, 2013

Así funciona la 'mafia' de reventa de boletería para Santa Fe vs. Nacional

"Desde el mismo momento en que la boletería llegó a Ticket Shop comienza la reventa", confiesa otro hincha verdolaga, este sí antioqueño, quien cierra la denuncia con una frase contundente entre risas: "que se embolate una cajita de 2.000 boletas no se nota".

Estos dos partícipes en la reventa de boletería para la final del fútbol colombiano coinciden en que el tema "no es nuevo, eso se ha hecho siempre", y los dos señalan los errores del operador de boletería de Santa Fe que facilitan la reventa. Esta es la historia.

El domingo pasado, a las 9 de la mañana, se debían abrir los puntos de expendio boletería de Ticket Shop en los que los 19.000 abonados de Independiente Santa Fe tenían derecho a adquirir su entrada para la final de este miércoles. La política del club era clara: para premiar a sus fieles seguidores (pues nunca Santa Fe había tenido tal cantidad de abonados), el equipo ponía a disposición de cada uno de los afiliados dos boletas: la que le pertenecía por derecho y otra que podía adquirir si quería ir acompañado.

El plan era que todo fluyera y, si sobraban boletas, este remanente saldría a la venta para aquellos no abonados interesados en ir a la final. Sin embargo, todo salió mal.

El manejo logístico de Ticket Shop fue un desastre y los hinchas tuvieron que hacer largas colas para que luego les dijeran que no estaban en el sistema o que tenían derecho sólo a una boleta. (Vea acá las denuncias de los hinchas de Santa Fe por el manejo de boletería).

El propio presidente César Pastrana aceptó en Blu Radio que Ticket Shop "le quedó mal" y le ofreció disculpas a los hinchas por los inconvenientes. Sin embargo, ya las cosas se habían salido totalmente de control.

Desde el sábado en la noche diferentes cuentas de Twitter y Facebook empezaron a mostrar fotos de gruesos paquetes de boletas que estaban en manos de revendedores.

"El negocio estaba más que cantado. Cuando a Ticket Shop llegan las cajas con las boletas, unas fichas se encargan de sacar algunos paqutes que distribuyen estratégicamente para la reventa; algunos en Bogotá, otros en Medellín, pero era fijo que iban para los hinchas del verde porque en Bogotá no había restricción para barras visitantes: ahí está el negocio", explica uno de los implicados, que señala que en el mercado negro hubo entre 1.500 y 2.000 boletas. 

Según esta fuente, algunos funcionarios menores de Ticket Shop aprovecharon los errores logísticos del domingo para sacar de los sobre de muchos abonados la boleta extra. Esas son las entradas que, por ejemplo, se ofrecen en portales de subastas en internet.

La oferta fue escandalosa, no tanto por los precios, sino por el nivel de desfachatez de algunos ofertantes que incluyeron planes con viaje incluido a Bogotá. Según las fuentes consultadas, sólo unas cuantas boletas (específicamente las que sacaron de los paquetes para los abonados) terminaron en manos de hinchas de Santa Fe; el resto fueron directamente a manos de seguidores de Nacional.

Lo cierto es que en Santa Fe saben que la entrega de boletería se corrompió por los errores de su operador, y por eso el martes decidieron tratar de eliminar el problema de raíz vetando el ingreso de hinchas de Nacional.

"Hinchas de Nacional que mañana (por hoy) sean identificados podrán ser retirados
del estadio por la policía y la logística sin derecho a devoluciones"
, publicó el club cardenal en su cuenta de Twitter.

La decisión inmediatamente causó polémica y desde Medellín muchos se pronunciaron en contra, incluso el gerente de Atlético Nacional Víctor Marulanda, quien cuestionó la seguridad de la final y le pidió a los hinchas de su equipo no ir al Campín para evitar problemas. Sin embargo, en este punto vale la pena aclarar que fue Medellín precisamente la primera ciudad en vetar hinchas de equipos visitantes.

Ante el veto, la respuesta de las barras de Nacional que ya tenían boleta fue inmediata: los que van a entrar van a hacerlo con camisetas rojas de equipos
internacionales: Manchester United, Arsenal, Inter de Portoalegre,
Roma... Según pudo averiguar Gol Caracol, un nutrido grupo tanto de Los
del Sur como de Nación Verdolaga (la barra bogotana de Nacional), van a
asistir esta noche al Campín vestidos de rojo.

La estrategia para no ser detectados y expulsados, como advirtió Santa Fe, será "estar regados por todas las tribunas" y "disfrutar esto porque el verde va a salir campeón".

Incluso Los del Sur Bogotá, la seccional de la barra más numerosa del verde en el país, está invitando a los que no alcanzaron a comprar boleta para reunirse y ver el partido: "Señores, los que no van a entrar al campin (sic).. la barra se reunira (sic) en
"PLAZA DE LAS AMERICAS"... En caso de ser campeones alla (sic) celebraremos", dice su cuenta oficial en Twitter.

Y aunque el ambiente está caldeado y los cruces de amenazas e insultos pululan, como enfatiza uno de los partícipes en la reventa: "es un hecho que va a ir mucha gente de Nacional".

Sólo resta esperar que a Santa Fe la logística de seguridad no le falle como le falló la de boletería, pues no sólo estarán presentes miles de hinchas locales, sino cientos de representantes de dos de las barras bravas más temidas del país que, a pesar de apoyar al mismo equipo, son enemigas declaradas desde hace tiempo.