Agosto 1, 2013

José Silva, el heredero de Mondragón en el arco del Cali, vuela hacia el título

¿Cómo es su nombre completo?

José Johan Silva Hurtatiz.

¿En qué fecha y lugar nació?

Junio 12 de 1994, en Cali.

¿Desde cuándo empieza su gusto por el arco?

Desde que tenía cinco años. Un día estaba en la terraza de mi casa con mi padre y al frente entrenaba una escuela de fútbol; al ver a los niños le dije a mi papá que yo quería ser como Óscar Córdoba y me hice inscribir en la escuela como arquero.

¿A qué edad le regalaron sus primeros guantes?

Ese mismo año. A los cinco años.

¿Qué personas integran su familia?

Somos mis padres, tres hermanos mayores y yo. Dos hermanas ya no viven conmigo pero sí una tía.

¿Cómo llegó al Cali?

Mi hermana mayor me dijo que estaban haciendo pruebas en el equipo y que si quería me acompañaba para que fuéramos. Yo tenía 9 años y quedé.

¿Y era usted hincha del Cali?

Sí, siempre he hinchado por esta institución y por eso es muy bonito jugar con el equipo que me vio crecer.

¿Qué torneos ha ganado con las inferiores del Cali?

He ganado varios torneos de la Liga del Valle en todas las categorías, además de la Copa Cartago, en la que tuve dos veces la valla menos vencida, y el Campeonato Postobón el año pasado.

¿Qué significa para usted Jorge Rayo (entrenador de arquero de inferiores en el Cali)?

Es un segundo padre. Él siempre ha estado muy pendiente de mí. Desde que inicié con él siempre me llama y me acompaña lo más cerca que puede. Ha sido parte fundamental en este proceso.

¿Y Eduardo Niño (entrenador arqueros de la categoría profesional)?

Él nos dio la bienvenida a los arqueros jóvenes al fútbol profesional y siempre nos colma de consejos para que tengamos confianza y estemos muy seguros durante este gran reto.

¿Cómo se define usted como arquero?

Soy muy seguro, líder, muy fuerte en balones aéreos, achico rápido y jugando con los pies me siento muy cómodo también.

¿Cuándo le llegó la oportunidad de subir a la profesional?

Mi primer acercamiento con la profesional fue en noviembre del año pasado, en un viaje que hizo el equipo a Monterrey (México). Faryd tenía una lesión, Jhon Meneses también estaba lesionado y Luis Hurtado estaba con Colombia Sub-20. El cuerpo técnico estuvo de acuerdo en llamarme como suplente.

¿Cómo fue ese momento en el que le avisaron que iba a viajar a México?

Fue muy alegre. Estábamos en la final de la Copa El País y la secretaria de las divisiones menores me preguntó si ya tenía pasaporte. Yo no tenía claro de qué me hablaba hasta que me contó que yo iba a viajar con la profesional a México. Después de la final ganada fue de mucha alegría recibir esa noticia.

¿En qué partido debutó con la profesional?

Lo hice en abril de este año en un partido ante Dépor por Copa Postobón. Entré a los 22 minutos del primer tiempo luego de que mi compañero Meneses se lesionara por un desgarro. Ganamos 3-0.

¿Pudo dormir el día anterior a ese partido?

Fue algo también muy curioso porque yo no estaba convocado para esa concentración y a lo último del entreno se me acercó el profe Sergio y me dijo: "Silva, mañana con esta ropa de presentación". Quedé sorprendido pero a la vez muy contento. Yo estaba listo y esas son las oportunidades que hay que aprovechar.

Cuándo se lesiona Meneses y le toca entrar a usted, ¿qué le dijo el técnico Leonel Álvarez?

Me dijo que tuviera mucha tranquilidad, que hiciera lo que yo sabía porque era un gran arquero y que lo demostrara dentro de la cancha.

¿Hace cuánto recibió su primer sueldo como profesional?

En febrero de este año.

¿En qué se gastó esa plata?

Lo primero que hice fue aportarle a mi mamá. Desde que recibía un auxilio de casi 60.000 pesos, siempre lo primero que hacía era aportarle a ella. Después me mentalicé en ahorrar para pagar cosas de la Universidad.

¿Qué está estudiando?

Voy a empezar tercer semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD).

¿Cómo ha hecho para sacarle el tiempo necesario al estudio y al fútbol profesional?

Es muy importante cultivarme en la parte intelectual y en la universidad me dan esa oportunidad, ya que manejan el método virtual y ha sido fácil, por decirlo así, combinar las dos cosas.

¿Qué ha significado para usted compartir el arco con Faryd Mondragón?

Eso es como un sueño, algo muy grande. De pequeño siempre veía los partidos de él con mi papá. Estar con él es algo que me marca mucho. Cada mañana me levanto dando gracias por poder entrenar con un grande del fútbol y debo tomarlo de la mejor manera.

¿Qué consejos le da él?

A mí y a los demás compañeros nos dice que con los años iremos aprendiendo más detalles de cómo posicionarnos en el arco, la confianza que debemos manejar y que debemos hablarle a los compañeros con mucha confianza para que ellos se sientan seguros de que tienen a alguien indicándoles qué hacer.

¿Qué anécdota recuerda con Faryd?

Hay una que a él le ha impactado mucho y es que con mis compañeros contemporáneos Luis Hurtado y Camilo Acero, decíamos que íbamos a ser los próximos Calero, Faryd y Córdoba. Hace poco se lo dije y le quedó sonando y gustando la idea.

¿En las concentraciones comparte habitación con Mondragón?

No, la comparto con Miguel Ángel Murillo.

¿Cómo es su amistad con el otro arquero, Luis Hurtado?

Somos como hermanos ya que compartimos mucho tiempo en divisiones menores y ahora en la profesional. Hace poco hablábamos que nos imaginábamos cantando el Himno Nacional con la selección Colombia de mayores o cantando el himno de la Champions. Tenemos metas muy parecidas.

En la cancha usted se ve muy serio, ¿también lo es fuera de ella?

Cuando entro a la cancha pienso que el trabajo es lo más sagrado que puede haber, entonces lo hago de la mejor manera. Fuera del terreno soy muy alegre y risueño. La gente dice que de mi familia soy el más risueño. Siempre trato de estar alegre y relajado.

¿Ha tenido la oportunidad de ser llamado a alguna selección Colombia juvenil?

Todavía no.

¿Cuál es el mejor arquero del mundo en este momento?

Iker Casillas, del Real Madrid. Lo ha ganado casi todo y es muy completo.

¿Cuál es el delantero más peligroso en Colombia?

Se acabó de ir, pero creo que Wilder Medina hasta el semestre pasado era el más peligroso. Acabo de enfrentar a Edwards Jiménez y me fue bien; dentro de poco podría enfrentar a los atacantes del Nacional Juan Pablo Ángel y Fernando Uribe, que son muy buenos.

¿Y a qué delantero que no esté en Colombia le gustaría enfrentar?

A Falcao. Creo que es el mejor número 9 del mundo en el momento.

Aún no se ha ‘comido' ningún gol, ¿ha pensado en ese momento?

Esa es la vida de los arqueros, el aprender de los goles y de los errores. Me van a hacer todo tipo de goles y debo estar preparado para eso y aprender.

¿En qué barrio vive usted en Cali?

En el Metropolitano del norte.

¿Es usted el ídolo de su barrio?

(Risa) No el ídolo, pero la gente sí me reconoce mucho en el colegio y en el barrio. La gente se acerca a mi mamá y le dice que me vio en televisión y que debe sentirse muy orgullosa. Saber que hay gente que está pendiente de mí y me admira, me hace muy feliz.

¿La gente se acerca a usted a pedirle autógrafos?

Estoy apenas empezando, pero sí hay gente que me reconoce, que me dice que muy chévere ser el arquero del Cali; me expresan admiración y me piden fotos o autógrafos.

¿Qué le dicen sus papás y hermanos sobre el momento por el que atraviesa?

Ellos están muy contentos. Siempre he recibido su apoyo, han estado muy pendientes, me han ayudado con la ropa, la plata de los pasajes, los guayos y se sienten demasiado orgullosos.

¿Cómo le va con las niñas?

(Risas) Yo creo que bien. Recibo muchos piropos, por decirlo así. Me dicen cosas como que soy muy lindo y eso...

¿Tiene novia?

No, todavía no.

¿Por qué? ¿Es muy difícil sacar tiempo para novia, estudio y fútbol?

Sí, al principio influye el tiempo, pero después se convierte en una forma de buscar a la persona ideal que sepa en qué profesión está uno metido y sepa los momentos por los que se está pasando. Hay que manejar muchas cosas entorno al fútbol y por eso hay que afrontar la vida en pareja de la mejor manera.

¿Qué es lo más difícil de ser arquero?

Recibir los goles. Es una responsabilidad muy grande. Puede uno tapar bien 89 minutos y después recibir un gol y pasar de héroe a villano.

¿Cuándo tenga que dejar el Cali, a qué equipo le gustaría ir?

La máxima meta que me he planteado es jugar en el Barcelona. Me gusta mucho ese equipo porque le permite al arquero jugar mucho con el pie. Hurtado me dice que él se va al Real Madrid y yo al Barcelona. Ojalá se diera y nos pudiéramos enfrentar.

¿A quién le pidió su primer autógrafo?

A Juan Pablo Ramírez cuando Cali quedó campeón en el 2005.

¿Tiene alguna cábala antes de los partidos o en el momento de saltar a la cancha?

Me gusta entrar con el pie derecho a la cancha. También me encomiendo mucho a Dios.

¿Por qué entrar con el pie derecho a la cancha?, ¿a quién le aprendió eso?

Lo que pasa es que desde que me levanto de la cama siempre piso con el pie derecho. Eso representa que las cosas van a salir de la mejor manera y por eso trato de hacerlo siempre.

Usted me habló de Dios, ¿cómo lo percibe?

Él siempre ha estado representado en mi familia. Es el que se encarga de todo, el que siempre está con nosotros. Siempre le agradezco por los nuevos días de vida. Con él siento respaldo y tranquilidad.

¿Le gusta coleccionar algo?

Sí, colecciono medallas, las revistas del Cali y mis guantes de cuando era pequeño. Los tengo en un bolsito negro, huelen muy mal y están amarillos pero me apasiona guardarlos, al igual que mis buzos.

¿Para qué está este Deportivo Cali del segundo semestre de 2013?

Está para llegar a la final y ganar una estrella más. Este equipo está mentalizado en hacer las cosas bien y lograr la alegría que no sólo nosotros queremos sino también los hinchas. Desde el 2005 no somos campeones y ya es hora.

¿Se ha soñado siendo campeón con el Cali?

Sí, claro, y no ha sido una sola vez. Me he soñado varias veces siendo campeón en el campo. También me he soñado remplazando a Faryd. Sería maravilloso que en mi primer año como profesional se me dé el título.

¿Le gusta dar entrevistas?

Sí, a veces la gente me dice que soy diplomático para hablar. Me gusta hablar con las personas, pero en público no porque la voz no me ayuda, pero sí me gusta dar entrevistas.

¿Cómo se sintió en esta entrevista?

Muy cómodo y alegre.