Enero 4, 2014

Vásquez y Henríquez, los hijos pródigos de Millonarios

La última vez que Omar Vásquez jugó con Millonarios fue el partido más importante de su carrera. Ese día, 16 de diciembre de 2012, el embajador se coronó campeón, logró su estrella 14 y Vásquez estuvo en el campo, como tantas veces a lo largo de ese año.

Tras un año en el que jugó poco en Querétaro, por lo que en el segundo semestre se fue a Delfines, donde sí tuvo continuidad (18 partidos, dos goles), el volante ofensivo nacido en Norte de Santander regresa a Millonarios y es, de entrada, la primera novedad del equipo que por estos días acondiciona físicamente el español Íñigo Domínguez.

Junto a él está otro participante de "la 14" que, aunque no tuvo tantos minutos en el 2012, también fue importante en el pasado reciente de Millonarios. El defensa central Oswaldo Henríquez vuelve al azul tras un buen año en Querétaro, en el que fue titular en el primer semestre, pero en el segundo los problemas físicos apenas le dieron para jugar ocho partidos.

Henríquez tuvo una buena campaña en México e incluso Jaguares de Chiapas solicitó sus servicios, pero no paso las pruebas médicas por lo que regresa a Millonarios para recuperar la forma y volver a ser protagonista.

El azul, que en el fin de semana del 17 de enero jugará un cuadrangular de pretemporada con Junior, América y Uniautónoma en Carmen de Bólivar, no ha anunciado más refuerzos hasta el momento.