Febrero 23, 2014

Junior venció 1-0 al Cali y agudizó la crisis ‘azucarera’

Ante un Metropolitano con 8.721 aficionados, una muy baja asistencia, se jugó el partido que cerró la séptima jornada entre barranquilleros y caleños. Los dirigidos por Álvarez venían de una semana complicada, tras la derrota en Copa Libertadores, y los inconvenientes con Vladimir Marín.

El dominio del equipo costeño se hizo sentir desde el pitazo inicial. Tan solo con seis minutos jugados, el arco defendido por Faryd Mondragón, ya se había visto amenazado en dos oportunidades, una de ellas muy clara, con remate al palo de Michael Ortega, producto de un tiro libre cuando se jugaba el minuto cinco.

La primera etapa fue un monólogo por parte del Junior. El conjunto de ‘curramba', manejó todas las acciones del juego a placer, dispuso de un considerable número de opciones de gol y convirtió en gran figura al veterano arquero caleño.

Mondragón tuvo una noche memorable, y gracias a sus atajadas, el encuentro se fue en tablas al descanso. Los intentos de Luís Carlos Ruiz, Luís Quiñonez, Michael Ortega y Vladimir Hernández, fueron inútiles para batir al portero que se erigió como un objetivo infranqueable.

La segunda mitad se esperaba como la continuación del libreto ‘juniorista' vivido en los primeros 45. Leonel Álvarez intentó cambiarle la cara a su equipo con el ingreso de Néstor Camacho, y con 47 minutos en él reloj, los visitantes lograron su primer acercamiento al arco de Viera, quien aún no había entrado en escena.

Rápidamente, después de la tibia muestra caleña por hacerse protagonista del partido, llegó lo que todo el estadio esperó durante la primera parte, el gol de los ‘tiburones'.

Juan Guillermo Domínguez convirtió una pena máxima, que fue sancionada luego de una falta cometida por Payares sobre Vladimir Hernández. De esta manera, el marcador se puso 1-0 al minuto 49.

A partir del momento en que los dirigidos por el ‘Zurdo' López se adelantaron en la pizarra, bajaron un poco las revoluciones y cedieron el control de la pelota a un elenco visitante que careció de ideas, con un juego apático que se ha vuelto propio del conjunto liderado por Leonel Álvarez.

La continuación del periodo complementario dispuso de algunas opciones del Deportivo Cali, que mejoró con la entrada de Cristian Higuita, quien se unió a Camacho, y terminaron siendo uno de los pocos puntos destacables de este desconocido equipo, sumido en una crisis que no es propia de su historia e importancia.

Así, con un partido definido a pesar de la corta diferencia en el resultado, cayó el telón en el Metropolitano de Barranquilla, dejando como saldo tres puntos más para un Junior que ahora es escolta de Independiente Santa fe y profundizando aún más, la difícil situación que atraviesan los actuales campeones de la Superliga colombiana.

Como el hecho más destacable del encuentro, quedará la polémica celebración del ‘Carachito' Domínguez, quien pareció dedicar un gesto, si se quiere, un poco grosero, en contra de Leonel Álvarez, técnico del Deportivo Calí. La situación que vive en el equipo valluno Álvaro Domínguez, hermano de quien marcara el gol, sería la causa de este discutido e incorrecto acto.

La Figura: Faryd Mondragón. El arquero del Cali es la razón por la cual el encuentro no terminó siendo una goleada.

El Dato: Junior y Once Caldas son los invictos del torneo cumplidas siete jornadas.

La cifra: 8.721 aficionados asistieron al estadio. Poco apoyo de la afición barranquillera, para un equipo que juega muy bien y se encuentra en los primeros lugares del torneo.

Temas relacionados: