Marzo 16, 2014

Cátedra de Mayer Candelo en el Millonarios 3-0 Itagüí

Por un lado hay que decir que el Millonarios de Juan Manuel Lillo lleva ocho fechas sin perder, que está cómodo en el segundo lugar de la tabla con Dayro Moreno como máximo goleador del campeonato (seis goles) y que los hinchas empiezan a dejar atrás sus dudas con el técnico español.

Pero por el otro hay que dar un nombre: Mayer Andrés Candelo. El 10 de la estrella 14, el que había levantado la Copa Postobón en 2011 en el primer signo de renacimiento embajador, sigue vigente.

Habría que estudiar muy bien qué ha hecho Lillo para elevar el nivel de un jugador de 37 años que pareciera que entre más viejo más claro, pero lo cierto es que este Millonarios juega al ritmo de un volante que a veces tiene un ritmo cancino, pero que con una pared destruye defensas, con un pase al fondo cambia partidos y que, para más veras, este semestre además está corriendo y quitando como si tuviera  diez años menos.

Él estuvo en la jugada que terminó en el primer gol del partido, vía Alex Díaz (otro que parece un jugador diferente en la era Lillo) al minuto 13. Él fue el que le tiró un pase maravilloso a Dayro Moreno para que el goleador pusiera el segundo cuando se acababa la segunda parte, y él, tras un lujo para ponerse de pie, le tiró una habilitación de crack a Harrison Otálvaro, quien acaba de ingresa por Moreno, en la tercera anotación azul.

Con 21 puntos ahora Millonarios visitará a Fortaleza en Techo buscando mantener su racha. Seguramente habrá rotaciones, la de M'Bami será obligada por tarjetas, pero ya el hincha no se extraña. Este Millonarios de Lillo y Mayer empieza a ganar adeptos de cara al sueño embajador de la estrella 15.